​Whitman: ¡Oh Capitán, mi Capitán!

Miquel Escudero
Miquel Escudero

Witman



“¡Oh Capitán, mi Capitán! Ha terminado nuestro terrible viaje”, esta frase célebre, especialmente por la película ‘El club de los poetas muertos’, es debida al poeta norteamericano Walt Whitman. Está incluida en su célebre obra ‘Leaves of Grass’ (Hojas de hierba), publicada en 1855. A pesar de su fracaso inicial, tuvo posteriores ediciones, siempre ampliadas hasta su muerte en 1892, con setenta y tres años de edad. El crítico Roger Asselineau ha dicho a propósito de esa obra que “Whitman quería crear un libro, y que, haciéndolo, se creó a sí mismo”. ¿Qué os parece? Este hombre que de niño leyó con pasión ‘Las mil y una noches’ y las novelas de Walter Scott, dejó de ir al colegio a los once años de edad, fue admirador de Lincoln, tenía sangre inglesa, galesa y holandesa, provenía de una familia con tradición cuáquera. Y parece ser que llegó a conseguir una particular indiferencia ante el éxito mundano.


¡Oh Capitán, mi Capitán!, más allá de tus lecciones, sabio profesor, dijiste que la felicidad es la efusión del alma y que en todas las personas te veías a ti mismo, “nada más y absolutamente nada menos”. Pero a la vez decías: “tampoco mirarás por mis ojos ni tendrás que creer lo que yo diga. Tú oirás lo proveniente de todas partes y lo filtrarás por tu propio ser”. También vale esto para nosotros, recordemos a Pirandello: “¡Señores, intentemos ver las cosas con nuestros ojos!”


¡Oh Capitán, mi Capitán!, dijiste “¡Vivas para los vencidos!” (…) “¡Y los innumerables héroes sin nombres iguales a los más grandes héroes conocidos!”, pues el soldado más valiente es siempre el soldado desconocido. Y esto vale para el vivir gris de cada día. “No escribiré poemas que se refieran a las partes, sino poemas, canciones, pensamientos, que se refieran al conjunto. Y no cantaré con referencia a un día sino a todos los días”. Corazones que cobijan anhelos que no pueden expresar.


¡Oh Capitán, mi Capitán!, dijiste que “tú también me haces preguntas y te escucho. Respondo que no puedo responder: habrás de buscar por tu cuenta”. “Cada existencia posee su idioma; cada cosa tiene un idioma y una lengua”. Y cada momento podríamos añadir. Gracias, Capitán, tu quisiste enseñar “al hombre medio la gloria de su paseo y su trabajo cotidianos”. Y en este empeño estamos. 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial