Las 'operaciones' de Joan Laporta en Viladecans

|

Laporta alavedraLaporta ha podido perjudicar más al Barça de lo que parece.


Los terrenos que compró el Barça en Viladecans, en el año 2008, en la época en que Joan Laporta era presidente, han sufrido una devaluación de apróximadamente 15 millones de euros. 


La compra consistió en la adquisición de 278.544 metros cuadrados a Inversiones Divabe SA, lo que antes era el Club de Golf de Viladecans, por un precio de 18,74 millones de euros.


El objetivo  de la operación Laporta era construir un parque temático, el Barça Parc, basado en un convenio de cesiones de terrenos y la compra futura de nuevos terrenos por parte del Barça, con la colaboración total del consistorio. 


Hoy en día, el valor de esos terrenos es de 3,07 millones después de que las normativas medioambientales impidan desarrollar allí cualquier tipo de actividad deportiva, de ocio o entretenimiento, como ya se conocían en esa época y que habían denunciado los colectivos ecologístas


Es solo uno más de los proyectos a ciegas que los inversores hicieron durante la burbuja inmobiliaria. En este caso, las siguientes juntas directivas del club rechazaron el programa desde el primer momento.


LAPORTA Y EL CASO PRETORIA


La compra de los terrenos en Viladecans el pasado 2008 no fue casualidad. Desde el principio sabían que no iban a poder edificar ni llevar a cabo ningún proyecto porque era una zona protegida, pero aún así decidieron tirar para adelante el plan.


Inversiones Divabe había sido antes Golf de Viladecans SA. Mientras Macià Alavedra era conseller de Economía, la promotora ganó mil millones de pesetas con una expropiación. Entre 1992 y 1994, la Generalitat expropió buena parte de los terrenos comprados por Golf de Viladecans a un precio pactado de 1300 millones de pesetas, con unos beneficios cercanos a los mil millones para la empresa. 


Ya como Divabe, el principal accionista era la  farmacéutica  propiedad de Raúl Díaz Varela . Curiosamente, Macià Alavedra fue a parar a esa misma empresa después de salir del gobierno


Por la operación fallida, el Barça perdió más de 11 millones de euros mientras Divabe ganaba 12 'kilos' limpios por la venta, todo después de una presunta  comisión de 3 millones de euros que nadie sabe donde fue a parar. 


Más adelante, con el estallido del caso pretoria, el expresidente Laporta salió en púlbico para defender a Alavedra y Prenafeta. El ex mandatario criticó el escándalo y dijo que fue "desproporcionado" y "humillante para ellos y para Catalunya". 


TERRENOS DE CAN RIGALT


El de Viladecans no es el único desastre de la junta directiva de Joan Laporta. A finales de este mes de octubre, el FC Barcelona ha hecho balance de su proyecto en Can Rigalt, la compra de unos terrenos en L'Hospitalet de Llobregat con la etiqueta de lo que iba a ser un pelotazo urbanístico y terminó siendo una lacra.


En otras palabras, en un año, el club ha tenido que pagar 47 millones y ver como el valor de los terrenos sufría una depreciación de 29 millones en su balance.


En 2005, Laporta firmó una operación con la inmobiliaria La Llave de Oro por la cual abonaba 35,4 millones de euros por el 30% de los metros cuadrados edificables que tenía el club. No obstante, el estallido de la crisis económica hizo inviable el proyecto.


Un primer laudo había fijado el 30 de julio de 2014 como fecha límite para que el Barça pusiera en disponibilidad los terrenos para que la inmobiliaria pudiera desarrollar el proyecto. Con la crisis no se pudo, y la compañía pidió un segundo laudo.


El falló dictó que el Barça no había cumplido los plazos y tenía que devolver los 35,4 millones de la operación más unos intereses de 11,6 millones adicionales.


Los terrenos ahora se han dado de alta por un valor de 8,44 millones de euros.

Salen las conclusiones del caso Pretoria
Viladecans no tiene “nada” que ver con los imputados en el Caso Pretoria….¿No?

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial