Més Barcelona

Juan Antonio Geraldes: "No creemos que se haya de ampliar el aeropuerto de El Prat"

|

Si la candidatura de Iñigo Errejón de presentarse a las elecciones del 10-N con Más País pudo sorprender a algunos, la apuesta de presentar a Juan Antonio Geraldes por Més Barcelona parecía más arriesgada. Pero el candidato no es nuevo en el mundo de la política, Geraldes fue candidato de Guanyem Sant Boi, una coalición formada por Gent de Sant Boi, la CUP, Som Alternativa, Comuns Sant Boi y Moviment d'Esquerres, que en las elecciones municipales del 26 de mayo se presentó sin obtener representación. Ahora lo intenta con Més Barcelona con quien espera poder llegar políticas verdes al Congreso de los diputados y potenciar el cinturón industrial del área metropolitana.


Se estrena como candidato en un partido nuevo, Más País, en este caso, Més Barcelona, pero antes estuvo en política municipal en Guanyem Sant Boi, ¿cuándo decidió dar el salto?

Yo quería participar en Más País, conocía a la gente del entorno de Iñigo Errejón de Más Madrid y una cosa llevó a la otra y fue un poco de sopetón. Yo ya quería participar en el proyecto a nivel estatal y formar parte de Más País, pero el adelanto electoral aceleró todo el proceso.


¿Y qué les diría a la gente que no ve la diferencia que puede haber entre Podemos, En Comú o Més Barcelona?

Por un lado, nosotros no tenemos ningún problema en decir qué modelo de Estado queremos: una España federal, un modelo donde haya una redistribución de la soberanía y esta pueda residir en las partes. No defendemos el modelo confederal, porque supondría, primero, una ruptura con el Estado y es muy difuso, que es lo que parece que dicen ellos.

Luego, para nosotros el tema “verde” es transversal. Desde allí desarrollamos nuestra política social, feministas, de igualdad… Por ejemplo, cuando hablamos de ‘energía verde’, nos referimos a que cada uno sea capaz de generar su propia energía verde. Podemos y En Comú, apuesta por un modelo más antiguo que supone generar una empresa de energía pública.

Y tercero, no queremos bloquear una investidura de izquierdas. Se ha podido ver en el debate de candidatos de TVE cómo Vox pudo dar su discurso sin que nadie le dijera nada. Para nosotros el responsable máximo de esta situación es Pedro Sánchez, y luego Podemos, y por extensión En Comú, por aceptar no formar gobierno. Esto ha llevado a que Vox pueda situarse como tercera fuerza, tenga accesos a más fondos y más visibilidad para hacer llegar su discurso del odio a más gente.


Juan antonio geraldes



¿Pero también os acusan de que también podéis dividir el voto? El CIS ni siquiera os da grupo propio.

El CIS empezó a hacer encuestas cuando Más País no existía y cuando anunciamos la candidatura ya estaban finalizándolas. Además nos presentamos sólo en 18 circunscripciones y eso complica la situación en las encuestas. Creemos que tendremos un grupo propio y unos ocho regidores podríamos sacar.


Y ya que es presentáis en la provincia de Barcelona, ¿cuál es vuestra propuesta para la ciudad y región metropolitana?

Dentro de nuestro programa verde, hablamos de la generación de puestos de trabajo. Queremos generar más de medio millón de puestos de trabajo verde, de calidad y estables.

Llegar a un acuerdo industrial para alcanzar un 20% del PIB en industria, apostando por el I+D+i de la economía verde. Porque el trabajo industrial suele ser más estable, estar mejor remunerado y genera una estabilidad que otro tipo de trabajo. Además te da más autonomía que otras economías más basadas en el turismo, que es un modelo que ha tenido mucho crecimiento y puede estancarse.

El área metropolitana de Barcelona es el histórico cinturón industrial y una manera de potenciarlo es dándole industria, una industria verde que garantice la estabilidad de los proyectos de vida de la gente.


¿Y cómo lo vais a hacer? Las últimas noticias de Nissan, Gallina Blanca o Bayer, por poner unos ejemplos no son muy esperanzadores, además el sector indica que la mayoría de polígonos no están adecuados para afrontar los retos del futuro.

Uno de los primeros pasos es derogar ya la reforma laboral. Se habla ya de una recesión y eso ya provoca recortes de plantillas y no hay trabas administrativas para presentar un ERE. Por tanto queremos plantear una nueva reforma laboral, más que derogar la existente.

También se debe apostar por la inversión público privada. Necesitamos una inyección pública con ayuda de la privada para redirigirla a los intereses del mercado también.

Eso supone inversión pública y existen unos techos de gasto desde instancias incluso europeas.

A nivel fiscal es muy viable. Nosotros proponemos aumentar el sueldo mínimo a 1.200 euros, que es lo que dice la UE que debe ser porque es el 60% del salario medio para tener un crecimiento sostenible y más o menos justo. Sólo con eso ya recaudas mucho más gracias al IRPF.

Luego no se trata tanto de subir impuestos como de que estos sean más justos. El impuesto de patrimonios que proponemos nosotros afectaría a unas 200.000 personas a las que se les subiría entre un 1,7 y un 2% y se lograrían así 10.000 millones de euros. Dinero hay.

El impuesto de sociedades igual, las grandes empresas pagan un 5% casi como la pequeña y mediana empresa, por lo que proponemos que las más grandes paguen entre un 15 y 17%. También está la tasa al plástico…

Se trata de conseguir una la fiscalidad más justa que no llevaría grandes subidas de impuestos y se lograría con ella una mejor sanidad pública y una redistribución de riqueza que ayuda a que la economía se acelere.


¿Pero no es contradictorio tratar de atraer al sector industrial y a empresas si se les propone más impuestos?

No, se trata de jugar con lo que ya tenemos. Catalunya tiene infraestructuras muy buenas, que hay que mejorarlas, sí, y las empresas vienen por eso, no sólo por el tema fiscal. Cuando hablamos de desarrollar el I+D+i, igual, las universidades catalanas son muy competentes y todo esto es gracias al dinero público y se acaba aprovechando por parte de la empresa.

Así ponemos facilidades con dinero público y a cambio pedimos una fiscalidad superior para colaborar con eso y mejorarlos. Suiza tiene salarios e impuestos altos.


Hablando de infraestructuras catalanas que dices que hay que mejorar, ¿cuáles serían? Y al respecto, cuál es tu posición respecto a la polémica ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat?

Creemos que los vuelos nacionales y en parte también los internacionales están muy subvencionados y tienen un impacto medioambiental muy alto. Así que no creemos que se haya de ampliar el aeropuerto de Barcelona y tenemos cuatro aeropuertos en Catalunya y ninguno de ellos funciona al 100%.

Y no vamos a prohibir los viajes en avión, sino dejar de subvencionar los vuelos para invertirlo en un transporte como el tren con un impacto medioambiental más bajo. Porque contaminar también tiene un coste. Porque en economía la contaminación también es un coste, porque hay miles de personas que enferman al año por culpa de la contaminación y supone coste humano y sanitario.

Nuestra apuesta de transporte es el tren y estamos a favor de subvencionar el transporte ferroviario que es muy competitivo y emite menos CO2. ¿Cuántos viajes se hacen al día en avión y cuántos en Rodalies? Al final se tendrá que invertir más en Cercanías y no en ampliar el aeropuerto de El Prat. Además ¿qué haces? ¿Te cargas el parque agrario? ¿El río? ¿O el mar?

En resumen se ha de potenciar las infraestructuras que hay para un uso más eficiente. Por eso nuestra apuesta es potenciar el Corredor Mediterráneo, porque ampliar el aeropuerto no es de sentido común.


Juanan geraldes



Hablaste antes de la autogeneración de energía verde, ¿cómo quiere hacerlo?

Habría una parte de ayudas para la instalación de placas solares en edificios y terrenos para que la gente se pueda autoabastecer. Y eso ya se aprobó con el gobierno de Zapatero y luego no se ha acabado llevando a cabo. Y también un plan de ayudas para mejoras en hacer viviendas más sostenibles que ayuden a reducir el consumo de energía.


La vivienda y más concretamente el precio de ésta es algo que preocupa en España y muy particularmente a Barcelona y su área metropolitana, ¿cómo se puede acabar con el problema al acceso de la vivienda?

Nosotros presentamos dos propuestas. Una, queremos que se deben crear observatorios que analicen el mercado del alquiler y que fijen unos precios y unos máximos para controlar los precios del alquiler y que eso sea vinculante. Y eso enlaza con la otra medida que proponemos, y es traspasar las competencias en vivienda a los municipios de más de 100.000 habitantes para que aquellas ciudades que lo necesiten puedan gestionarlo directamente. Creemos que al final estas políticas son de proximidad y la administración local son los que mejor la conoces y pueden aplicarla.

Y la segunda propuesta es construir más vivienda pública y llegar a un porcentaje equiparable de la Unión Europea, sobre todo, de alquiler.


Suena extraño, cuando la mayoría de partidos hablan de centralizar competencias.

Es que no partimos de unos supuestos tan ideológicos sino de una política pragmática. Y creemos que hay unas políticas que se pueden centralizar y otras que sean más de proximidad. Y es que muchas veces se mira todo desde apriorismos ideológicos. Se trata de ver qué cosas funcionan mejor centralizadas y cuáles lo hacen mejor de manera descentralizada.


Y hablando de competencias, y para acabar, aunque se presente como candidato para Barcelona, ¿cuál es la posición del partido respecto al llamado “conflicto catalán”?

Yo estoy convencido que el nivel de crispación que existe en la política no existe en la ciudadanía.


Están quemando contenedores y coches…

Sí, pero la gente tiene sentido común y hay más recorrido de lo que se está visualizando y teatralizando en la política. Y para nosotros la única posibilidad que hay es la de un acercamiento entre las partes, no seguir con las políticas de una mitad contra la otra. Para nosotros no se trata de apostar por un nuevo referéndum sino llegar a un entendimiento entre la mayoría de los catalanes y para eso es necesario hablar con todos o al menos con todos los que estén dispuestos a hablar. Aquí es donde la ciudadanía ha de pedir responsabilidad a sus representantes para llegar a eso. Y partir de allí generar unas normas de entendimiento que permitan hablar de si se trata de un posible referéndum o de lo que sea.

Una mitad de espaldas a la otra mitad no va a solucionar nada.


Haga una apuesta de cuántos diputados pueden sacar.

Més Barcelona diría que dos, Más país, ocho, apuesto a ocho.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial