El Hospital de Bellvitge quiere duplicar en dos años las cirugías hechas por robot

|

La apuesta del Hospital Universitario de Bellvitge por la cirugía robótica se ha consolidado este mes de mayo con la incorporación de un segundo robot Da Vinci. 


Con la entrada en funcionamiento del segundo Da Vinci, Bellvitge prevé duplicar el número de intervenciones realizadas por robots en dos años: de 275 en 2018 a 575 en 2020. El nuevo robot será utilizado para las especialidades de ginecología, urología, otorrinolaringología, cirugía torácica y cirugía general y digestiva. El abordaje robótico está especialmente indicado para patologías como el cáncer de próstata en pacientes jóvenes, el cáncer de pulmón, el cáncer oral o las cirugías del suelo pélvico.


Robot da vinci



El Hospital de Bellvitge también ha hecho trasplantes renales (de donante vivo y de donante cadáver) con robot. En diciembre de 2018 llevó a cabo por primera vez en España un trasplante de riñón de un donante cadáver con cirugía robótica. En el ámbito de los trasplantes, la robótica se escoge en aquellos casos en que la operación puede presentar especiales dificultades, como cuando el receptor es obeso.



El programa de cirugía robótica se inició en el Hospital de Bellvitge en octubre de 2009 con una prostatectomía radical (extirpación de la próstata), la intervención en la que hay más evidencia científica de beneficios de un abordaje robótico: los niveles de preservación de la continencia urinaria y de la función eréctil son superiores al 80%. Desde entonces el servicio de Urología ha llevado a cabo ya más de 500 intervenciones con el sistema robotizado Da Vinci.


El robot quirúrgico Da Vinci es un sistema con brazos articulados controlados por el cirujano desde una consola con visión tridimensional, con el que se puede practica una cirugía mínimamente invasiva. El sistema permite una precisión milimétrica al poder ampliar los movimientos del cirujano, evitando por completo el temblor de la mano, una prestación muy útil en aquellas intervenciones en las que la precisión marca la diferencia.


La cirugía robótica permite numerosos beneficios para los pacientes, como una estancia hospitalaria más corta, menos molestias y dolor postoperatorio, cicatrices más pequeñas, menor riesgo de infección, menos pérdida de sangre y una recuperación más rápida. Se calcula que la estancia hospitalaria del paciente se reduce hasta 2,5 días, muy inferior a la semana que se requiere en una cirugía abierta. En consecuencia, se reducen las complicaciones y la recuperación de los pacientes es más rápida: pueden retornar a su vida social y laboral en menos de 7 días.


El Hospital de Bellvitge, centro de referencia de las operaciones de cambio de sexo
El Hospital de Bellvitge realiza siete trasplantes simultáneos en una sola noche

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial