Manuel, un jubilado de Viladecans, sigue su lucha por un billar que le quitaron

|

Nosotros seguimos promocionando el pleno del ayuntamiento de Viladecans, es una fuente inagotable de información. Facilitan datos de las actuaciones del equipo de gobierno y los regidores de la oposición. Deberían verlos. Nosotros lo hacemos por internet, tranquilamente desde casa, con pipas incluidas y un vaso de la bebida preferida de cada uno, como debe ser.


Hablaba este 28 de febrero la aspirante a alcaldesa Gisela Navarro, sin acabar de marcharse Carles Ruiz a la villa y corte con su amigo Pedro, de la cohesión social, del pueblo-ciudad, que es un nuevo slogan (hablaremos de ello otro día) que se han inventado. ¿Qué entenderá de cohesión? ¿Los estómagos agradecidos, los serviles? Eso, parece visto, es lo que está sucediendo en esta ciudad-pueblo.


Manuel billar jubilados viladecans


Hace más de tres años, hemos venido informando de forma puntual de un hecho lamentable. Un grupo de jubilados, todos mayores de 75 años, iba cada día a un casal para echarse su partida de billar. Allí pasaban unas horas entretenidos de relaciones personales y de ocio. El espacio se cerró, alegando reformas, y a la vuelta se encontraron con que el billar había “volado” por arte de magia y el uso del local había pasado a mejores uso: una asociación de vecinos lo utilizaba, sigue haciéndolo, como escuela de baile. Para los abuelos, no había, y sigue sin haber, espacio disponible, en ese, ni en otro espacio municipal. Del billar tampoco dan cuenta de ello. Ellos no se dan por vencidos y aunque algunos concejales, por narices no les ponen otro billar, siguen su lucha, no se rinden.


Manuel, un jubilado de 80 años, lidera la reivindicación. Cuando por motivos personales había aparcado el tema del billar durante unos meses, el equipo de gobierno había respirado tranquilo, al fin el "viejo" se había rendido y ellos se habían salido con la suya. Más lejos de la realidad, no conocen la perseverancia de un luchador llamado Manuel, no tira la toalla nunca.


Este jueves 28 de febrero se celebraba el pleno del mes de febrero. En la puerta del local donde acuden los ediles, allí estaba Manuel con una pancarta de protesta. Cuando pasó a su lado el alcalde Carles Ruiz, Manuel quiso hablarle, pero el primer edil no se detuvo, solo dijo que ya hablarían con él. Todo un gesto que le honra al alcalde de todos los ciudadanos "cohesionados"entre sí y con el equipo de gobierno.


Sabemos que Manuel tiene la intención de ponerse cada día delante de la puerta del ayuntamiento, con la pancarta que el mismo ha escrito. El objetivo de que la gente conozca la jugarreta que le han hecho. Como estamos en campaña electoral, igual al alcalde y el tozudo de Anselmo les cae la cara de vergüenza con los que le están haciendo a este colectivo de jubilados y buscan la solución que ellos esperan justa. ¿Será así? Seguiremos informando de todo lo que ocurra


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial