La especulación inmobiliaria podría estar detrás del cierre de Gallina Blanca en Sant Joan Despí

|

Gallina Blanca


La fábrica de Gallina Blanca en Sant Joan Despí es un icóno del boom industrial que vivió el Baix Llobregat en los años 70 del siglo pasado que ayudó al desarrollo de la comarca, ahora, la especualción inmobiliaria podría estar detrás de su cierre que podría acabar con el trabajo de unos 70 trabajadores.


La famlia Carulla, dueños de la empresa y muy relacionadas con el 'procés' y Arur Mas, reunió la última semana de noviembre a sus empleados para comunicarles que el ayuntamiento de la localidad había decidido recalificar esos terrenos para poder construir viviendas y oficinas. Pero esta razón no les pareció muy convincente.


El secretario general de Industria de CC.OO. del Baix Llobregat, Alt Penedès, Anoia i Garraf, Álvaro Muñoz, ha explicado a Vilapress que ante esta información, pidieron una reunión con representantes del consistorio de Sant Joan Despí que les explicaron que la inicitiva para recalificar los terrenos fue una iniciativa de la empresa, que aseguró, "llevaba tiempo proponiendo esto" y finalmente el ayuntamiento ha tirado adelante esta recalificación.


Fue entonces cuando el pasado 5 de diciembre, en una nueva reunión con los directivos de Gallina Blanca, corrigieron sus declaraciones iniciales y admitieron que querían cerrar la planta, hacer una "cesión inmobiliaria" y trasladarla a Huesca ofreciéndoles ciertas ofertas a estudiar a los trabajadores actuales. "Un pelotazo urbanístico" en toda regla, como describe claramente Muñoz


Los detalles hablan por si solos. La voluntad de los Carulla es recalificar esos terrenos "construir entre 300 y 500 viviendas más dos edificios de oficinas" detallan desde CC.OO. Por lo que esta decisión de trasladarse, la consideran una manera de "camuflar la decisión del cierre de la planta".


Desde el sindicato ya están pensando en organizar movilizaciones ante "la destrucción de empleo" y la decisión de recalificar un suelo industrial cuando desde el Consell Comarcal del Baix Llobregat se está tratando de llevar a cabo la recuperación de la industria. Por eso, dice Muñoz, "llama la atención este pelotazo urbanístico".


El representante de los trabajadores dicen que respetan las decisiones empresariales pero su intención es "defender los puestos de trabajo y mantener el  potencial industrial" del Baix Llobregat.

Los trabajadores de Gallina Blanca en Sant Joan Despí se movilizan contra el traslado de la planta a Huesca

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial