Los postes de la luz que llevan ahí desde antes de Cristo tampoco dejan pasar con carritos por las aceras. No hay pasos de peatones en la mayoría de calles y, por supuesto, no hay rebajes en las aceras para poder subir y bajar. Es indignante.

— Raquel Quero (@RaquelQG) September 26, 2018