La culpa de todo es de los periodistas

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Mossos GuardiaCivil

Los Mossos y la Guardia Civil trabajando juntos


En cualquier situación incómoda siempre hay que buscar un culpable que se lleva todo el peso de esa situación aunque no tenga nada que ver con el asunto que se le achaca. Los medios de comunicación y los periodistas suelen ser los culpables de todo lo que sucede, hasta podrían llegar a ser los responsables de la extinción de los dinosaurios, si viene al caso.


Entrada ya en la segunda fase de los horribles atentados del pasado día 17, en Barcelona y Cambrils, empieza la fase de analizar las actuaciones de los distintos cuerpos de seguridad -Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil-, los agravios entre ellos en su coordinación y los reconocimientos públicos, políticos y mediáticos. Aquí empiezan, como es humano, las acusaciones de falta de cooperación, la subida de unos al pedestal y la discriminación de otros.


Esta “batalla” la ha iniciado algún político con responsabilidad de gobierno, que primero la suelta y después la piensa. Este es el caso del Conseller de Interior, Joaquím Forn, que actúa más de pirómano que de bombero. Cuando la discreción, la mesura y la responsabilidad que otorga el cargo debería ser una constante en su ejercicio, no es así y como se suele decir "el hábito no hace al monje".


Turull, el portavoz del Govern de la Generalitat, no es precisamente un modelo de contención verbal y, para no ser menos, ha cargado contra las intoxicaciones y la "oleada mediática" que pretende rebajar la brillante actuación de los Mossos, insinuando cosas que son absolutamente falsas. El conseller achaca todo esto a la envidia y se ha quedado más pancho que nadie. Las críticas no existen para los demás, solo está autorizado él para realizarlas.


Los medios de comunicación tienen la culpa de todo, solo ellos. ¿Se ha mirado el Twitter de algunos periodistas con importantes responsabilidades en el gobierno del que usted forma parte? Eso que dicen los bien remunerados, ¿cómo se llama?, y esos salarios los pagamos entre todos, Señor Turull.


Decía Napoleón I que "la envidia es una declaración de inferioridad". Eso debe pensar el portavoz, que los demás que no piensan como él son seres inferiores, sin ningún derecho a tener una opinión contraria a la suya.


La verdad es que hay mucho periodista con complejo de inferioridad que actúa en manada pero, seguramente, son los que se pagan con dinero público.


Artículo publicado originalmente en Catalunyapress.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial