Comín promete lo que no puede cumplir

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

CominyJunquerasenelHospitaldeSantPau

Toni Comín y Oriol Junqueras en una visita al hospital de Sant Pau


Cuando mentir se convierte en un hábito para algunos políticos con responsabilidad, ocurre que la gente ya no se los cree por mucho que repitan sus promesas.


El conseller Comín, el filósofo de la sanidad catalana, va alargando sus promesas cuando sabe que éstas serán imposibles de cumplir porque los tiempos, los cambios y cuando se producen en la consellería son los que son. Los nuevos que entran se toman su tiempo, cambian de planes y lo que dijo el anterior inquilino ya no sirve. Él mismo lo ha hecho con el hospital de Viladecans, donde ya existía un proyecto de la consellera Geli que él mismo rechazó para encargar otro a su gusto. Es la historia de siempre.


Alguien decía: "Si la gente no cree en el mensajero, no van a creer el mensaje". Vayamos por parte: en el mes de mayo, el conseller anunció a bombo y plantillo,-foto incluida-, que las obras de ampliación del hospital de Viladecans, después muchos tiras y aflojas, empezarían en septiembre. Había dudas, pero le dieron un margen de confianza. Ahora, después de visitar la zona hace unos días, anuncia que las obras del mismo empezaran antes de que termine el año. ¿Por qué? Lo que se interpreta como una tomadura de pelo más de las muchas que viene haciendo este representante de ERC. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y su trabajo al frente de la sanidad catalana ha sido nefasto. ¿Pretende seguir en el mismo lugar? Seguro que no. Ya se verá.


El nuevo Centro de Salud de la misma población lleva terminado casi seis meses -también se anunció como la gran panacea para un barrio que está en proyecto pero que lo vendieron como lo máximo en servicios sanitarios-. Se dijo que entraría en funcionamiento en el mes de mayo. Ahora, en esta visita mediática, anuncia que el CAP se abrirá en otoño. ¿Qué otoño? ¿Hace la visita por si no puede ser el protagonista de la inauguración? Seamos serios, Conseller, no haga promesas que no puede cumplir, la gente tienen memoria y el poco prestigio que le queda se lo está cargando a pasos agigantados.


Comín sabe que el Centro de Atención Primaria de la Torre-roja no lo puede abrir porque no tienen dinero para dotarlo del personal. Su plan era traer profesionales de los otros ambulatorios de la ciudad para el nuevo, con el consiguiente perjuicio que eso supondría para los otros centros. Tal y como está el personal de primaria -todo el sector está revotado- la revuelta hubiera sido mayúscula.


Como esa estrategia le salió mal, lo que hace ahora es ganar tiempo, decir que en otoño entrará en funcionamiento con todos los servicios, cuando él sabe que no será así, otra vez más. Está dañando el prestigio de un partido, ERC, que quiere seguir gobernando con un presidente de los republicanos. Mentir y no cumplir las promesas no es ético y solo sirve para alejar cada vez más a la ciudadanía de la clase política.


Así que, lo mejor que puede hacer Junqueras es decirle a su conseller Comín que hable menos y trabaje más. 


Artículo publicado originalmente en Catalunyapress.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial