Castelldefels planta cara ante la “turismofobia” de Barcelona

|

B 8ed27235b2a56e3e6ccb0473004c29c4

Una pintada "turismofobica" en Barcelona.


Manuel Ángel Ortiz, el presidente del Gremio de Hostelería de Castelldefels ha asegurado este pasado sábado que a pesar de que aunque la moratoria hotelera de Barcelona está beneficiando municipios de su entorno como Castelldefels, Viladecans o el Hospitalet, la creciente “fobia” de la capital catalana hacia el turismo puede acabar perjudicando a la larga.


Ortiz recuerda, que en este sentido, el 90% de los visitantes que llegan a alojarse en Castelldefels lo hacen por su proximidad a Barcelona. Además, alerta de que “cuando corra la voz que allí no son bien recibidos ni atendidos” los turistas dejarán de venir.


UN GENERADOR DE RIQUEZA Y TRABAJO


Ortiz señala que el turismo genera riqueza y puestos de trabajo y que Castelldefels tiene mucho margen de crecimiento como complemento de la capital catalana.


Uno de los aspectos a trabajar, añade, sería potenciar el ocio nocturno en la playa del municipio. “No queremos caer en el turismo de borrachera, pero sí buscar fórmulas para rentabilizar los seis kilómetros de playa que tenemos”, apunta.


Castelldefels tiene tan solo 4.000 plazas hoteleras en todo el municipio, y que con las limitaciones actuales para incrementar ese número de plazas, Castelldefels no puede competir contra otros destinos, ya sea de turismo familiar o de negocios.


Por ese motivo, Ortiz insiste que se debería potenciar su activo principal, la playa, para terminar de posicionarse como el municipio turístico de referencia en el Baix Llobregat y en la demarcación de Barcelona.


UN MODELO CONJUNTO


Dejando claro que “hay que garantizar el descanso de los vecinos”, el representante del sector de la hostelería en Castelldefels, señala que con más de seis kilómetros de playa de arena, ciertas áreas se podrían reservar para hacer conciertos, o que incluso se puedan instalar chiringuitos donde la música pudiera ponerse más fuerte y cerrar más tarde de lo que marca la actual ordenanza municipal.


Potenciar el ocio nocturno no es incompatible con un turismo de calidad”, dice Ortiz. “Un modelo a seguir”, añade, “podría ser el del Puerto Olímpico de Barcelona, donde después de cenar, quien lo desea, puede tomarse una vez o ir a una discoteca, sin caer en el modelo de turismo de borrachera”.


ES TIEMPO DE ACTUAR


En este punto, Ortiz lamenta que a pesar de que Castelldefels tiene una oferta gastronómica de primer orden, mucha gente opta por otros lugares para ir a cenar porque “sabe que a las tres de la madrugada todo está cerrado”.


En este sentido, el presidente del Gremio celebra que la moratoria hotelera de Barcelona ha sido una oportunidad para el sector en el municipio, pero alerta de que lo que haga Barcelona con el turismo dependerá el futuro de muchos de los municipios cercanos.


“Lo que se haga en Barcelona se debe consensuar con el sector para que del resultado dependen miles de puestos de trabajo e importantes inversiones”, alerta.


Ortiz apunta que entre la moratoria hotelera y la creciente “turismofobia” en la capital catalana, muchos visitantes a la larga se pueden sentir maltratados o poco acogidos, y que esto repercutirá en toda Catalunya para que muchos de los turistas lo hagan atraídos por el atractivo de Barcelona. “Ahora nos beneficiamos de que Barcelona está saturada, pero esto no durará para siempre si no se trabaja en la buena dirección”, señala.

La nueva reunión empresarial de turismo del Baix Llobregat estrecha vínculos entre los empresarios
Planteada una propuesta de segregarse del municipio para Les Botigues

COMENTAR







Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial