Miquel Muñoz, un viladecanense emprendedor en México

|

Viladecanense2
Miquel Muñoz es un viladecanense de 26 años, que pese a su juventud han constituido la empresa Verifycat Group, dedicada a las nuevas tecnologías para facilitar la vida a las personas. Su proyecto cuenta también con sede en México, donde ha consolidado sus productos que se venden en las cadenas comerciales más importantes de ese país.


Hace poco ha constituido, con otros empresarios, el Club de Negocios México-Barcelona, con el fin de dar soporte a los empresarios interesados en abrir mercado allí, así como prestar ayuda a los empresarios mejicanos que quieran hacerlo en Catalunya.


- ¿A qué se dedica la empresa que ha fundado?

La empresa se dedica al internet de las cosas, nuevas tecnologías, a facilitar la vida diaria de las personas, a través Software. Una camiseta, un bolígrafo, un adhesivo, siempre conectado a internet. Mediante un chip inteligente.


- ¿Cómo surgió la idea de montar la empresa?

La verdad es que la idea surgió de una manera casual. Yo venía del sector del espectáculo y las relaciones Públicas. Posteriormente, me concedió una beca la Fundación Príncipe de Girona, donde estudié todo lo relacionado con la emprendeduría, con un estudio de mercado, donde pude aprender las distintas formas de iniciar un proyecto. Fue entonces cuando creé una pequeña empresa dedicada al espectáculo, pero con un espació de formación para escuelas y profesionales a través del teatro. Coincidió también en que me hicieron una entrevista en TVE. A raíz de esa entrevista, una persona contactó conmigo. Esa persona tenía una plataforma de catalanes que están en todo el mundo y estaba relacionado con los emprendedores. Además este empresario tenía un producto, pulseras inteligentes. Me puse a trabajar con él. Llevaba la publicidad y el marketing. En ese espacio conocí a mucha gente y me di cuenta de que tenía mucha facilidad para conectar personas y proyectos. Esa persona que me introdujo, era mexicana, pero vivía en Barcelona. Me ofreció trabajar en aquel país, introduciendo las pulseras inteligentes. Empecé a trabajar el tema de innovación y así empezó mi andadura profesional.


- ¿Qué sucedió allí?

Veníamos de España, donde el producto había funcionado muy bien, pero en México, el tipo de público era muy diferente, allí no funcionó, era un tema económico. Pero aprovechamos la experiencia adquirida para introducir otros productos que si tenían salida. Fue entonces cuando montamos nuestra propia empresa. A los mexicanos les interesaba el tipo de información que aportaba, pero no el soporte porque encarecía el precio. Por eso nos decidimos hacer otro tipo de producto con un precio inferior.


- ¿Funcionó?

Funcionó muy bien. Estamos contentos del cambio realizado. Nos dimos cuenta de que el público de allí, no tienen tanta formación en nuevas tecnologías. Lo que empezamos hacer es pedagogía de las prestaciones de los nuevos productos y la utilidad que tienen en la vida cotidiana. Aquí, en España, están muy introducidas, pero allí, aun no lo están. Nosotros utilizamos los recursos que tienen ellos y ponemos la tecnología para que ellos la puedan utilizar de una forma sencilla, pero efectiva. Allí, el tema de las pulseras no funcionaba, pero si los adhesivos, por coste. La información es la misma, el precio muy inferior. Las posibilidades de este producto han sido y sigue siendo muchas. Eso es lo que hemos venido haciendo estos años.

- ¿En qué sectores estáis trabajando ahora?
El tema de recursos humanos, los temas médicos, con plataformas de software.  El adhesivo lo puedes poner, en el coche, la moto o la bicicleta. Si tienen un accidente, puede pasar el móvil por la pegatina y ahí tienen recogida toda la información médica. Con esa información, se puede solicitar un tipo de ambulancia u otro. Ahora estamos trabajando en otros proyectos de seguros, para facilitar las cosas a los ciudadanos. Con una pegatina enganchada en el coche u otro vehículo, las autoridades pueden comprobar si los vehículos tienen seguro. No hará falta otra documentación.


- ¿La sede central de la empresa está en Barcelona?

Efectivamente. La sede la tenemos en Plaza de España y en México tenemos otra porque es muy importante contar con sede en México. Toda la parte de programación está allí.

- ¿Qué otros proyectos tenéis entre manos?
A raíz de la constitución de la empresa hemos formado el Club de Negocios Méjico-Barcelona... El objetivo del mismo es el de facilitar, asesorar a todos aquellos emprendedores y empresas que quieran invertir en México o al revés, en Barcelona. Queremos que las empresas de allí n en la Ciudad Condal. Es un buen momento para hacerlo. La colaboración mutua es muy valiosa y debemos seguir ese camino.


- ¿Algún otro proyecto de futuro?

Estamos trabajando la parte pedagógica, es decir, los temas de formación de las empresas. Estar al día supone avances y mejoras en la productividad. Ello lo haremos a través del Club.

Queremos crear una pequeña Escuela de Negocios para dar soporte de una manera más eficiente. Formar sobre las peculiaridades de los dos países, es avanzar mucho y es tremendamente necesario. Es muy imperioso que las personas sean inquietas, que no se conformen, que se arriesguen.

Yo soy de un barrio de Viladecans, y para algunos hubiera sido mejor seguir allí. Pero están equivocados, hay que salir, implicarse en proyectos que uno piense que puede tener futuro. Si eso no funciona, no hay que abandonar, hay que seguir apostando por otro. Todos podemos hacer cosas. Todos podemos crear. No se puede ser conformistas, para nada. Hay que hacer cosas, solo las personas que lo hacen llegarán a cumplir sus sueños.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial