La visita del Tramabus revoluciona Viladecans

|
Foto11

Foto41

Foto51

Foto0

Foto31


En su ruta por el municipio el autobús ha hecho parada en la Avenida Roureda cerca de la sede de INIPRO donde momentos antes sus trabajadores abandonaban precipitadamente sus instalaciones y cerraban la persiana y en la parada de taxis del Ayuntamiento aunque en su ruta también se le ha podido ver en el edificio de la vergüenza y el Hospital.


La concejala de Viladecans sí se puede, Purificación González, junto a sus compañeros del Círculo Podemos Viladecans, antes denominado Podemos Montserratina, único circulo que ha pasado por dos procesos internos de reconocimiento oficial del partido morado, una validación en noviembre del 2015 y una activación territorial en 2016, que lo habilita como único círculo oficial reconocido por la dirección de Podemos y Podem Catalunya motivo por el cual pasaron de llamarse Círculo Podemos Montserratina a Círculo Podemos Viladecans, explicaron a sus vecinos el caso INIPRO además de dar toda clase de detalles sobre el modelo de ciudad y urbanismo que está practicando el equipo de gobierno local en el municipio, como el edificio de la vergüenza o el proyecto del polígono centro.


El Caso INIPRO en Viladecans


En este sentido cabe recordar que las conclusiones de Viladecans sí se puede (VSSP) en la comisión de INIPRO , explicadas en el pleno del pasado mes de abril, se resumen en dos, la primera: que el equipo de gobierno municipal ( PSC e ICV-EUiA) ha incurrido en responsabilidades políticas por culpa “in vigilando” y dichas responsabilidades provienen de actuaciones iniciadas en los años 90.

Y segunda que dichas responsabilidades políticas deben de recaer en el Alcalde, Carlos Ruiz y en consecuencia debería presentar su dimisión. 


La concejala Purificación González afirmó en el mismo que estas peticiones eran fruto de un trabajo de investigación exhaustivo de los miembros de su grupo político local donde habían revisado cerca de 5.000 documentos de un periodo comprendido entre 1990 y 2016 donde se veían claro el juego sin fin de puertas giratorias que empezó cuando Carlos Ruiz era concejal del Ayuntamiento de Viladecans, en un conglomerado político-asociativo-empresarial-administrativo donde se intuyen presuntos indicios de haberse establecido, una estructura organizada y estable en el tiempo durante 27 años, dentro del Ayuntamiento de Viladecans.

Esta, al menos, estaría conformada por Carlos Ruiz, Ricard Campás y Xavier Campón, con capacidad de decisión, ocupando diferentes funciones de responsabilidad institucional, asociativa, política y empresarial.


Y desde Viladecans sí se puede piensan que la verdad tras estos indicios la concretaran los Juzgados pero en 27 años de la existencia de INIPRO se puede hablar de: puertas giratorias, entramado empresarial, estructura dentro del ayuntamiento, fragmentación de contratos, falta de concurrencia y una aglutinación de servicios de INIPRO en Viladecans superior al resto de consistorios de la comarca del Baix Llobregat, lo que hace pensar que Viladecans es el epicentro de operaciones de INIPRO.


Los contratos otorgados a INIPRO están por todos lados y sobre todo en las áreas de Ocupación, Cultura y Educación. Áreas donde las personas de confianza tienen que ver mucho con INIPRO, por ser ex socios o ex trabajadores. En Ocupación, Adela Artero, en Cultura, Xavier Campón y Educación, Rosa Gallardo.


Por todo ello pedían en el pleno que NO se incluyeran en las mesas de contratación COMO “ÓRGANOS TÉCNICOS DE ASESORAMIENTO” al PERSONAL DE CONFIANZA del ALCALDE ya que son órganos políticos que influyen y pueden mediatizar las decisiones de los funcionarios, miembros de la mesa de contratación.


Que para que los concejales de los grupos políticos municipales de la oposición puedan realizar SU LABOR DE CONTROL Y FISCALIZACIÓN DE LOS CONTRATOS ADJUDICADOS DIRECTAMENTE POR EL ALCALDE, cuando avoca las competencias y los adjudicados por la Junta de Gobierno Local, en virtud de competencias delegadas, sean incorporados TODOS en el orden del día de la sesión posterior a la adjudicación, de cada pleno municipal, en el punto número dos, de dación de cuenta de resoluciones municipales.


Y en aras de una MAYOR TRANQUILIDAD CIUDADANA en la gestión de los recursos públicos el equipo de gobierno municipal debía mantener una actitud ética especialmente vigilante en relación a los trabajadores o cargos públicos vinculados al grupo INIPRO garantizando SU ABSTENCIÓN en el desarrollo de las responsabilidades que tengan que ver con el control, emisión de informes y las decisiones que atañen a la relación del ayuntamiento con este grupo de empresas.


Porque entre otras cosas y por diversos objetos de contratación se han gastado el equipo de gobierno municipal en el conglomerado de empresas INIPRO directamente en importes inferiores a 3.000 euros del 2009 al 2016 la friolera de 144.515 euros.


Y esto es lo más pequeño que se la concedido a INIPRO saltándose a la torera las indicaciones verbales de la Interventora municipal quien ha llegado a reconocer que hizo “advertencias verbales” a los responsables políticos para que realizaran las correcciones adecuadas , que estos servicios pasaran por concurso y no se ha hecho. Todo ha sido a “dedo” en una confusión sin fin entre lo público y lo privado dentro del ayuntamiento.


Además afirma la concejala de Viladecans sí se puede que “no es posible comprobar que los servicios facturados a través de este sistema de menos de 3000 euros se hayan realizado puesto que no existe un control estipulado y se nos ha impedido contrastar la realización del servicio con ningún funcionario responsable”.


Por eso insisten en que el Alcalde de Viladecans, Carlos Ruiz, presente su dimisión como “máximo responsable político de que la Guardia Civil haya venido a Viladecans por el caso INIPRO investigado en un Juzgado de Tarragona porque existen indicios más que razonables tras examinar cerca de 5.000 documentos del periodo comprendido entre 1989 a 2016”.


Quizás por ello la llegada del Tramabus a Viladecans despertó el interés, la alegría y la sorpresa de los ciudadanos de Viladecans.


El tramabus hizo parada también en Sant Esteve Sesrovires, Martorell y Sant Andreu de la Barca


La responsable de Municipalismo de Podem Catalunya, Laura Haba, integrante de la comitiva del Tramabus explicó cual era la situación de la trama en su propia población donde es concejala Sant Esteve Sesrovires en donde las relaciones con casos de corrupción en otros lugares de Catalunya era un no parar de sorprenderse.


A su paso por Martorell, la concejala de Som Martorell y miembro de Podemos, Raquel Pérez desgranaba la trama convergente de su ciudad en donde su agrupación de electores ha llevado a los Tribunales al gobierno local por presuntas irregularidades en el Ayuntamiento.


Cabe recordar que el año pasado el juzgado de instrucción número 4 de Martorell abría diligencias previas por esta denuncia por los delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsificación de documentos oficiales presentada por el grupo municipal de Som Martorell en relación a las subvenciones concedidas por el Ayuntamiento de Martorell a dos entidades de cooperación.  

COMENTAR







Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial