EL Polideportivo que pasó a costar de 20 a 40 millones de Euros

|

Viladecans2a elandstudio1024x682


El Ayuntamiento de Viladecans ha adjudicado en los últimos tiempos jugosos contratos a una única empresa en el municipio, URBASER cuya matriz inicial es ACS SERVICIOS y CONCESIONES SL y cuyo presidente es Florentino Pérez. Entre otras adjudicaciones municipales, ha conseguido en Viladecans hacerse con la jugosa construcción y explotación del nuevo "megacomplejo deportivo" de Torre Roja en un interminable baile de cifras sobre el coste final de cuatro años de sucesivos plenos municipales.


Todo comienza con una ventada que rompe una de las cristaleras de la antigua piscina municipal de la Torre Roja, y que desde entonces dejó sin servicio a todos sus usuarios. Parece ser que a este incidente se unió el hecho de que se daban presuntas filtraciones en la piscina principal que según el consistorio de Viladecans hacía más viable la reconstrucción de la instalación.


El 27 de noviembre del 2006 se aprobó un contrato administrativo de consultoría y asistencia sobre el estudio de seguridad y salud y la dirección de obras a la empresa Brullet i Associats Sl, y dos años más tarde, se le adjudicó el servicio de arquitectura de la nueva construcción a la misma empresa. Hay que tener en cuenta que Brullet i Associats llevó a cabo el proyecto de construcción del Hospital Moisés Broggi en 2005, una obra que costó 15 millones de euros más de los previstos y en la que la Sindicatura de Cuentas denunció irregularidades generalizas.


El Complejo de la llamada Torre Roja comenzó siendo un proyecto que iba a costar 22 millones de euros. Con las concesiones de Carles Ruíz llegó a hablarse de 60 millones, y finalmente se quedó en los 40 que, en principio, va a tener que pagar el Ayuntamiento, con un cuadro de amortizaciones millonarias que ha hipotecado a los habitantes de Viladecans para los próximos 20 años. Se lo explicamos a continuación.


El 4 de mayo del 2009 la junta de Gobierno Municipal de Viladecans aprobó, por ser competencia suya, un presupuesto de 22.500.046,70 euros para el proyecto de construcción del nuevo complejo polideportivo. El regidor no adscrito en el pleno de 2010 preguntó al equipo de gobierno en relación a por qué no se planteó una remodelación del Polideportivo Torre Roja en lugar de realizar una nueva construcción. La entonces teniente de alcalde y socialista, María Salmerón, afirmó en el mismo pleno que "el antiguo edificio deportivo de Torre Roja tenía graves problemas estructurales que no hacían posible su remodelación". Y por ello ya "estaba previsto antes de la ventada, hacer esta obra". Es decir, la "macro obra" del nuevo polideportivo de la Torre Roja, en palabras de la propia Salmerón, se gestó mucho antes de que el viento se llevará por delante los cristales de algunos ventanales de este polideportivo.


Parece ser que la mesa de contratación era la única que sabía que la propuesta económica de URBASER SA para la realización de estos trabajos era de 67.362.649,77 euros. Así que, en el pleno de 2010 y en un periodo de 1 año, se pasó de los 22.874.963,34 euros aprobados el 9 de noviembre de 2009 a 67.362.649.77 euros el 30 de noviembre de 2010.


En este pleno, además, el gobierno municipal aportaba un primer cuadro de amortización a 20 años para asumir este "sobrecoste". Amortización que implicaba que en 2012 el consistorio tendría que abonar a URBASER SA cerca de 1.126.465,72 euros. En 2013, más de dos millones; en 2014 casi dos millones y medio… Así hasta un escalado que en 2030 llegaría a la cifra de 4.731.156,00 euros.


Lo que llamó la atención de los concejales de la oposición municipal entonces fue que a medio proceso del concurso para la construcción de este complejo deportivo, 5 de las 6 empresas que se presentaron, se retiraron por "falta de financiación". Y que la única que quedó fue a la que se le adjudicó la obra, URBASER.


En 2011 las críticas siguieron sucediéndose en los plenos. A la oposición le preocupaba que "los 22 millones de euros iníciales en 20 años se conviertan en 65 millones de euros", sin que quedara claro "el interés bancario que contemplaba la oferta de URBASER ni cuál era el coste financiero de esta operación".


En 2012, y achacando los problemas a "la situación de crisis económica y el crecimiento de la oferta deportiva privada en la ciudad", el gobierno local empezó a afirmar que la instalación tal y como estaba proyectada "sería una instalación excesiva" por lo que será necesario "realizar una modificación del proyecto de gestión del nuevo complejo". Algo que, dicho en plata, significa que las previsiones hechas en su momento por el Ayuntamiento de Viladecans se les habían ido al traste debido a la iniciativa privada del sector. Y aunque intentaban quitarse el peso de la responsabilidad en sus previsiones afirmando que "estas eran circunstancias imprevisibles en el momento de la adjudicación" admitían que las modificaciones eran necesarias.


El Área de Planificación Territorial redactó una memoria justificativa de una adenda a lo contratado para la redacción de un nuevo proyecto modificado, que debería re contratarse por el módico precio de 183.000 euros y que se adjudicó a una más que llamativa empresa llamada BRULLET DE LUNA I ASSOCIATS SLP.


Así, en base a estos inconvenientes financieros, el nuevo proyecto del polideportivo de Torre Roja pasó de costar 67.362.649.77 euros fijados el 30 de noviembre del 2010 a 40.490.694,66 euros en junio de 2013, por la reducción de otras obras que estaban previstas en el complejo. Las amportizaciones anuales de la deuda son de 5.580.337,06 euros.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial