​Hucha "solidaria" para pagar los destrozos en Catalunya

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Este martes, una de las estrategias de quien maneja los hilos de los actos independentistas para "desgastar" al Estado y colapsar a la justicia era ir a la Ciudad de la Justicia, hacer cola y autoinculparse de haber participado en el procés. Un acto que ellos consideran solidario. Esto sucedía por la mañana.


Por la tarde, hubo una convocatoria para llevar a cabo una concentración en la estación de Sants con el objetivo de bloquear la entrada de otra infraestructura importante de la que hacen uso miles de usuarios. Había que fastidiar a todos los malos ciudadanos que no secundan su llamada y, de paso, retar al Gobierno…


Así, podríamos ir enumerando todos los actos "simpáticos" que han venido realizando los que critican la faltan de libertades y de derechos que carece la Catalunya de los independentistas. ¿Serían capaces de hacer todo esto en un régimen autoritario? Estoy segura de que no. Gracias a la democracia, pueden campar a sus anchas, sin respetar los derechos de los que no piensan ni actúan como ellos.


El vandalismo se sigue produciendo y, según explicaban desde el Ministerio de Ábalos, los destrozos producidos en el Aeropuerto y Renfe, hasta el lunes, tendrían un coste de siete millones de euros. El Ayuntamiento cifró hace unos días en más de 3 millones el importe de los disturbios en la ciudad. A día de hoy, seguro que suman algunos euros más. A eso hay que añadirle los costes de los destrozos en escaparates y comercios. Y, siguiendo con la suma, faltaría conocer las pérdidas que han tenido los transportistas al quedarse colgados en la autopista que les llevaba a otros países de Europa. Según explican, son cuantiosas, millonarias, que dirían.


Con esa libertad y solidaridad que predican los vandálicos y los autoinculpados del procés, estaría bien pedirles que pagaran una determinada cantidad, hacer la hucha "solidaria" y destinar ese dinero a la sanidad, la prestación de servicios a los mayores, ayudas para los comedores sociales y a sacar a la gente excluida de las calles proporcionándole un lugar donde cobijarse con dignidad... Eso sería un acto solidario y democrático.


Claro, que eso no va a suceder, y los de siempre seguirán campando a sus anchas reclamando libertad, democracia y derechos. Todo eso que ellos quitan a los que no están metidos en sus políticas excluyentes.


Más de uno se hace la siguiente pregunta: ¿Gobiernos, hay alguien ahí para garantizar los derechos de todos, o la campaña electoral es lo primero?


Nos preguntamos si tendría razón Aristóteles cuando afirmaba: "En su mejor momento, el hombre es el más noble de todos los animales; separado de la ley y la justicia, él es el peor."


Artículo original publicado en catalunyapress.es.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial