El Baix Llobregat puede verse afectado por la subida del Mediterráneo a causa del cambio climático

|

El cambio climático provocará una subida de un metro del nivel del mar Mediterráneo afectando "masivamente" a la región, en la que viven más de 500 millones de personas y que se calienta más rápido que el resto del globo, según un estudio de la red Mediterranean Experts on Climate and Environmental Change (MedECC) hecho público este 10 de octubre en el Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM) en Barcelona sobre este asunto.


Playa remolar


Esta información leva tiempo preocupando a las diferentes administraciones catalanas y municipales ya que, una de estas zonas afectadas será el Baix Llobregat. De hecho, este no es el primer estudio que así lo demuestra y hay imágenes que muestran como podría quedar la costa de la comarca si no se ponen medidas para detener el calentamiento global.


El coordinador del MedECC, Wolfgang Cramer, ha alertado de que habrá efectos negativos en la salud humana, así como un incremento de la inseguridad alimentaria y la pobreza relacionada con la falta de agua potable y de comida, lo que pueden incrementar las crisis sociopolíticas que generan migraciones: "Si mejoramos la colaboración entre países y la forma de gestionar la situación política, aumentará la resiliencia al cambio climático".


Se trata del primer estudio sobre el impacto del cambio climático en la región mediterránea, y su coordinadora, Semia Cherif, ha alertado de que si se da un escenario en el que los gases de efecto invernadero sean altos, a finales del siglo 2100 el aumento de la temperatura podría llegar a los 5 grados centígrados, mientras que solo subirá 1 grado si se reducen las emisiones.


La autora principal del trabajo, Semia Cherif, ha advertido de que si se da un escenario de gases de efecto invernadero más altos, el aumento podría llegar a 5 grados centígrados a final de siglo, pero solo subirá 1 grado si se reducen las emisiones, según ha detallado en la apertura del foro, titulado 'Clima y medio ambiente en la región mediterránea, nuestro reto común'.


Históricamente, la región se calienta un 20% más rápido que la media global, y contiene la mitad de las 20 ciudades del mundo que más se verán afectadas en 2050 por la subida del nivel del mar -un tercio de la población vive en la costa-, y a esto se suma que el informe elaborado por 85 científicos prevé que más de 250 millones de personas sufran escasez de agua en 20 años.


MENOS TRIGO Y PECES


Esta región produce el 60% del trigo del mundo, pero cada grado que suba la temperatura reducirá la cosecha un 7,5%, con lo que puede llegar a bajar la producción en un 37,5% en 2090, lo que es un problema "muy importante, porque el trigo es la base de la pirámide alimentaria en el Mediterráneo".


El calentamiento impacta más fuerte sobre el mar, donde una subida de 1 grado multiplicará por diez las áreas en las que el oxigeno es bajo, reduciendo entre un 20% y un 30% el tamaño de los peces, con lo que prevén que en 2050 los peces vean reducido en un 49% su peso corporal.


Playa gava


AFECTACIÓN A LA SALUD


La salud humana se verá afectada directamente por la subida de la temperatura, que provocará olas de calor, inundaciones -con más infecciones-, sequías -menos alimentos y agua- y la expansión de mosquitos y otros transmisores (vectores) de enfermedades como el virus del Nilo Occidental, Chikungunya y Leishmaniasis, además del polvo de incendios.


Todos estos factores crean sinergias con la contaminación, por ejemplo la del ozono troposférico (O3) y los óxidos de nitrógeno (NOx), y repercutirán más intensamente en mayores y niños, personas pobres, personas con acceso limitado a la atención sanitaria y sin aire acondicionado en el trabajo.


MÁS CONTAMINACIÓN


A nivel molecular, el cambio climático acelerará las reacciones químicas en la atmósfera y provocará cambios en el estado físico del agua -evaporándola y derritiendo el hielo-, mientras que a nivel de los ecosistemas, provocará la deoxigenación del agua del mar, y aumentará la contaminación.


Prevén que la proporción de agua salada aumente en relación al agua dulce, y ambas verán más contaminación química, con pesticidas, metales pesados, antibióticos y disruptores endocrinos; física, con microplásticos y nanopartículas, y biológica, por virus, protozoos, parásitos y bacterias, han señalado los científicos.


"INNEGABLES CALAMIDADES"


El secretario general de la UpM, Nasser Kamel, ha alertado de las "innegables calamidades" que pueden afectar a la estabilidad y la prosperidad de la región mediterránea, ante lo que ha urgido a una acción coordinada por parte de los estados, y ha pedido a los sectores privados que inviertan en este ámbito para ayudar a movilizar recursos.


Ha esperado que el informe presentado "sirva como una guía para tomar decisiones para los gobernantes", y ha situado el cambio climático entre las principales prioridades de la UpM, que deberá mitigar los efectos, construir capacidades a través de una red de comunidades y combatir el negacionismo con datos científicos para concienciar.


El secretario de la UpM, Abdalah Mokssit, ha dicho que el cambio climático "ya está afectando a personas, ecosistemas y formas de vida en todo el mundo", mientras que el director general adjunto de la Comisión Europea (CE), Maciej Popowski, ha afirmado que el marco científico tiene que basar las decisiones, y que el momento de actuar es ahora.



El foro reunirá este jueves en el Hotel Rey Juan Carlos de Barcelona a ministros de exteriores de los países mediterráneos, presidido por la alta representante de la Unión Europea y vicepresidenta de la CE, Federica Mogherini, y con el ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, su homólogo jordano, Ayman Safadi, y el presidente de la UpM como anfitriones.

Sant Just detecta 26 riesgos potenciales por el cambio climático
El cambio climático destruye el litoral del Baix Llobregat

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial