Los dos concejales de Viladecans a los que no hay que imitar

|

Para mejorar la memoria suelen recomendar, como remedio casero, comer rabillos de pasas. Lo que puede suceder, entre la clase política, es que hagan faltan unos cuantos kilos de “rabillos” para devolverle la memoria, que no la vergüenza, a algunos de sus miembros. Quizás por la falta de memoria o porque mentir se ha vuelto algo habitual en algunos de los que ostentan el poder. El tema no va de memoria sino de mentiras. Y mentir por sistema nos parece que convierte a algunos en “mentirosos compulsivos”. Pero vayamos por partes.


Pinochos



Desde la Colla del Mamut siempre hemos creído que los plenos son una fuente de información alucinante: por lo que se aprueba, se propone, se informa y se pastelea entre las formaciones que cuentan con representación en el ayuntamiento.


Desde principio de legislatura llama la atención lo que votan en los plenos los dos representantes de Podemos en Viladecans. Sobre todo en temas importantes como lo es aprobar o no los presupuestos municipales. 


Los presupuestos- hay que leerlos con detenimiento- y por sus “abstenciones” está claro que ni se los “miran”, ni tienen intención de hacerlo, sobre todo cuando hay subidas de impuestos, que tocan el bolsillo del pueblo, como el IBI y mientras que el resto de la oposición, ERC y Ciudadanos, votan en contra y argumentan partida por partida su “no” al equipo de gobierno. 


Pero claro estos son los del ADN podemita que han justificado, mediante un “sesudo artículo”, porque no renuncian al i-iphone y la tablet que costea el Ayuntamiento. Nos imaginamos que debieron pensar, para sus adentros, que no renunciaban porque “los privilegios son los privilegios” y quizás ellos serán en esta legislatura los más fieles seguidores de la “abstención”. Una abstención que también les acompañó en los temas que afectan a las empresas municipales, como Viladecans Mediterránea, más conocida por ser un saco sin fondo con inyecciones de capital municipal continuas, y por supuesto, con beneficios ridículos para la ciudadanía de Viladecans a excepción de los que están enchufados. 


Pero, ¿a qué se debe esa actitud abstencionista de los podemitas?, ¿a su desconocimiento o sus pocas ganas de trabajar?, ¿a un pacto tácito con el equipo de gobierno? . Vete tú a saber y mientras tanto que cada uno saque la conclusión que quiera. Lo que queda de manifiesto es que el equipo de gobierno, con su mayoría absoluta y este tipo de “no oposición”, está encantado de la vida con los actuales miembros del partido morado.


Pero sigamos con el análisis del último pleno. El ecologista Mazón, no dijo la verdad cuando afirmó que los servicios de limpieza de los containers de orgánica se habían realizado con normalidad durante el verano. Todo el mundo sabe que no ha sido así. Desde el ayuntamiento se informó que se habían estropeado dos camiones y que llevaban un retraso en la limpieza. Cuando los vecinos se dieron cuenta y protestaron, al final la limpieza se realizó con la presencia de dos camiones que prestan servicio en Sant Joan Despí, como constaba en los escudos que llevaban sendos vehículos.



Por otro lado, la prórroga de contratos con Urbaser, puso de los nervios a Ciudadanos y ERC que no entienden como se sigue prorrogando a una empresa por unos servicios con tales deficiencias cuando el PSC habla en su programa electoral de la “municipalización del servicio”.


Pero la perla del Pleno fue cuando Ciudadanos preguntó por el coste y quién había pagado la pasarela construida recientemente en Can Alemany, conocida como “el puente del procés” por el color amarillo con que han sido pintadas sus barandillas cuando el puente de la autopista es gris en consonancia con el entorno. La respuesta vino de la boca de Richard Calle, el “concejal mimado” del alcalde, según nos cuentan los ratoniles del Ayuntamiento, que ni corto ni perezoso afirmó que la pasarela había costado 757.666 euros y que habían sido abonados por los que están allí sin entrar en detalles. ¿Se refería Calle a las empresas?. No, porque el pago del puente ha corrido a cargo de El Consorcio DeltaBCN del que forman parte y realizar aportaciones económicas tanto el INCASOL como el Ayuntamiento de Viladecans.


Algunos se preguntaran ¿pero qué es el Consorcio Delta?. El consorcio se constituyó en su día para llevar a cabo el desarrollo del planteamiento, la gestión urbanística y la urbanización de los terrenos situados en el sector de Ca n'Alemany, para ubicar, allí, el Parque Empresarial de Actividades Aeroespaciales y de la Movilidad de Viladecans, como proyecto estratégico de la política del entonces Gobierno de la Generalitat de Catalunya. Pero el Parque de actividades Aeroespaciales se fue en las alas de unos de los miles de aviones que aterrizan en el aeropuerto del Prat  a La Rinconada (Sevilla) en un claro fracaso de órdago de la gestión municipal. Pero en cambio, esos terrenos han sido utilizados para ubicar el Outlet, y varias empresas, entre ellas Desigual, cuya fachada principal da a Gavà y el lateral a Viladecans.



Estos plenos dan mucho de sí, ¿no les parece? y eso que en esta legislatura se tratan las cosas con tanta profundidad y seriedad que duran 3 horas. Pero las mentiras, como pueden comprobar por sí mismos, no sólo no se han reducido sino que se reproducen, sin control, como las plagas de  cucarachas y ratas que corretean “despreocupadas” por las calles de Viladecans.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial