​Las máquinas de la hora de Viladecans, ¿una fuente de crear puestos de trabajo?

|

Ya decimos que los que se van de vacaciones, a la vuelta se encuentran, casi siempre, con novedades en sus municipios. Cambios de sentido de las calles, carriles bici en el centro de una vía estrecha y nuevas máquinas que regulan las zonas azules y naranjas que complican más la existencia a los usuarios.


Parquimetros




Pues bien, en Viladecans han cambiado las máquinas de las zonas reguladas de aparcamiento, como se acordó hacerlo la anterior legislatura. Desde el consistorio afirman que el cambio y la modernización tienen que ver con que había vecinos que tenían problemas al efectuar los pagos con tarjeta. A la Colla del Mamut nos parece bien, que se preocupen de facilitar las cosas a sus conciudadanos. Pero lo que no explicaron es que la nueva “maquina” aporta otro elemento: hay que poner la matrícula del coche. ¿Por qué lo hacen?, alguno pensará que por “seguridad”, otros no lo saben, pero hay otra tercera teoría: para recaudar más dinero para las arcas municipales. No es el único ayuntamiento que ha optado por esta nueva modalidad. ¿Es ético que un ayuntamiento tenga esa ansias recaudatorias?, creemos que no.


Vayamos por partes. Si un ciudadano paga un tiempo determinado por aparcar su vehículo en la zona azul y resulta que se marcha antes del tiempo contratado y ese tiquet cuando se marcha, se lo da a un familiar, amigo o desconocido. ¿Es delito  hacerlo?. El tiempo de ocupación del espacio ya está amortizado. ¿Por qué no se puede realizar ese gesto solidario?, porque lo dice el ayuntamiento. Muchas personas conocen, o no, que la gestión de estas máquinas recaudatorias de las zonas azules y naranjas las gestionan una de las empresas muncipales, es decir el ayuntamiento, resumiendo para que no se compliquen la vida. ¿ Dónde van a parar esos ingresos de ocupación de la vía pública que en teoría son de todos? ¿Para mejorar la vida de la ciudadanía?. 


Para algunos “afortunados/as” ciudadanos sí porque son contratados para realizar las funciones de vigilancia de los coches aparcados, esos que no han puesto el tiquet, los que se han pasado del tiempo contratado, aunque sea cinco minutos. Si tienen la desgracia de que pasen los “agentes”, le colocan el "papel" para que se rasquen el bolsillo, o sino la multa que le llegará posteriormente será mayor.


Como se puede comprobar, los resultados  del cambio de máquinas son que las nuevas suponen más dinero para crear puestos de trabajo a unos cuantos “elegidos” que le estarán “electoralmente” agradecidos al partido que gobierna y se lo demostrarán cuando sea necesario. Pero que, al que putea es al ciudadano que no puede ser solidario con otros compartiendo el coste del aparcamiento. Como dice un eslogan “siempre pensando en los ciudadanos”: ¿Será para sacarles más dinero?.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial