Los miembros de los 'Bloods' de Sant Boi eluden la cárcel

|

La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas de hasta dos años de prisión a la quincena de miembros de los 'Bloods' de Sant Boi de Llobregat acusados de grupo criminal, narcotráfico y tenencia ilícita de armas. 


Los jóvenes se enfrentaban a penas de ocho años de prisión, uno de ellos a doce, pero después de muchas negociaciones han aceptado la rebaja propuesta por la Fiscalía de penas de dos años de prisión sustituibles por multas de 7.200 euros y un curso de concienciación sobre drogas, siempre que no delincan en los próximos tres años y medio o cinco años. 


Audiencia barcelona



Los miembors de la banda se dedicaban a cultivar marihuana y luego a vender la droga a pequeños consumidores en la zona de Sant Boi de Llobregat. Los Mossos les encontraron muchas armas, miles de euros en metálico e importantes cantidades de droga.


Según expone el ministerio público, desde antes de septiembre de 2013 y hasta marzo de 2014, los 16 acusados, y muchos otros, formaban parte de los 'Bloods' de Sant Boi. Pese a que los investigadores admiten que en el grupo no había una estructura jerárquica clara, su objetivo era defender la llamada cultura latina, algo no denunciable, y a su vez controlar el territorio por el que se movían. 



Para poder tomar ese supuesto control de su zona de influencia, los miembros de la banda preparaban y vendían hachís y marihuana destinados a pequeños consumidores. Se reunían y vendían la droga en una cancha de baloncesto, un piso ocupado por algunos de ellos y otro domicilio de Sant Boi, además de un local regentado por dos de los acusados, que eran pareja. Uno de los acusados traficaba, además, con cocaína. 


Además de dedicarse al cultivo y al tráfico de droga, los 'Blood' tenían armas de fuego cortas, munición, armas blancas y otros instrumentos lesivos, todo sin permiso. Este arsenal estaba distribuido por los pisos de los acusados y estaba a disposición de todos. Alguno de los jóvenes también actuaba a L'Hospitalet de Llobregat y Vallirana.


Después de meses de investigación, seguimientos, pequeños decomisos de droga e intervenciones telefónicas, el 3 de marzo de 2014 los Mossos hicieron varios registros domiciliarios, donde se encontraron banderas del grupo, códigos y juramentos de la banda, ropa y complementos con los colores de los 'Bloods' -rojo, negro, morado y verde-, hachís, marihuana y cocaína, balanzas de precisión, miles de euros en efectivo procedentes de la venta, fertilizantes para cultivar marihuana, instrucciones para cultivar cannabis, 272 plantas de marihuana, numerosos elementos para cultivar las plantas (luces, transformadores, ventiladores, extractores, termómetros, jardineras, insecticida), documentos para anotar las ventas, una pistola detonadora , una escopeta de balines, una pistola semiautomática, un revólver, munición, sprays de defensa, porras policiales, un lanza-arpones, dos bates de béisbol, un bate con clavos, dos ca Tanes, una espada y otras armas blancas. También se les decomisaron varios coches que utilizaban para vender droga. En total se intervinieron 3,1 kilos de marihuana preparados para vender, valorados en 14.300 euros, y las plantas tendrían un valor de 11.550 euros. Los 54 gramos de cocaína intervenidos valdrían en el mercado negro poco más de 3.000 euros.


Por todo ello, la Fiscalía les acusa de pertenencia a grupo criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y tenencia de moneda falsa, y pide ocho años de cárcel para todos, con una multa de 51.700 euros, excepto para el traficante de cocaína, para quien pide 12 años de cárcel y 61.671 euros. Aún así, muchos de los acusados ya estuvieron en prisión preventiva entre marzo y octubre de 2014 . 


Entre los 16 acusados por la fiscalía hay tres mujeres y 13 hombres, de entre 18 y 33 años, y proceden de Colombia, República Dominicana, Chile, Francia, Badajoz, Málaga y varias poblaciones del área metropolitana de Barcelona. 


El macrojuicio está previsto que dure ocho sesiones y contará con numerosas declaraciones de peritos, testigos, cuatro de ellos protegidos, y agentes de los Mossos. También se podrán escuchar las conversaciones grabadas de los teléfonos de los investigados y visualizar los archivos digitales intervenidos los móviles. 


Se da la circunstancia de que en 2016 el Tribunal Supremo confirmó la condena a 15 años de prisión para un miembro de los 'Bloods' por la muerte a cuchilladas de otro de los 'Lating Kings'. Los hechos tuvieron lugar el 17 de junio de 2012 en la zona de ocio de Femades, en Cornellà de Llobregat, cuando, después de que se iniciara una pelea multitudinaria a las puertas de la discoteca Capitolio, el condenado, con una o dos personas más que no han podido ser identificadas, persiguieron a la víctima hasta que, una vez acorralada, le propinaron varias cuchilladas "de común acuerdo y con la intención de acabar con su vida", según recoge la sentencia. En su recurso, el joven alegó que aunque se encontraba en el lugar de los hechos no se ha demostrado que él fuera quien matara la víctima. En este sentido, el Supremo ha señalado que es "irrelevante" quien llevaba el arma homicida para que los actores de la agresión "actuaron de mutuo acuerdo y con la voluntad de causar la muerte del joven", lo que hace que el crimen sea imputable "a todos ellos". 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial