​Vitaminas para el otoño

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

Es verdad, la mayoría de los currantes hemos vuelto de unas vacaciones con altibajos laborales o médicos, pero hemos vuelto. ¿Y nuestros políticos de Estado? ¿Y Torra y sus afluentes? Pues mire, creo que no. Están donde los dejamos: en el limbo.


Mañana empiezan a negociar los que podrían gobernar. La oposición les mirará y los vapuleará 'de abondo', como dicen en mi Galicia natal; sinceramente, creo, que es porque no se les ocurre otra cosa. Y en este "círculo virtuoso" trascurre el triste marchitar de nuestros hombres y mujeres de Estado.


Ni contigo ni sin ti,

tienen mis males remedios

contigo porque me matas

sin ti, porque yo me muero…

(Marinero Cantor- Emilio José)


Y si la canción, una vez más, nos sirve para definir el hecho y hasta el personaje, no nos consuela saber de qué mal morimos, si los funerales y el entierro, como siempre, los pagamos los currantes.


Y es que este septiembre promete. Lo mires por donde lo mires y te vayas a donde te vayas, ya que el mundo mundial, pero sobre todo sus gobernantes, parecen haberse puesto de acuerdo para sacar de la chistera lo peor de su repertorio político, para hacernos la puñeta a los contribuyentes.

Si esto sigue así, liaremos una fiesta global que ríete tú de la recesión que hemos pasado.


Así que, de momento, respiren hondo, tómense la penúltima cerveza con las amigas y los amigos que dejaron abandonados al comienzo del verano y luego pidan visita al médico para que les recete unas vitaminas para soportar el otoño que viene duro, pero duro de verdad.


Artículo original publicado en catalunyapress.es.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial