Las largas vacaciones del 2019

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

Mientras que el brote de listeriosis, a punto de convertirse en epidemia, una anciana muerta y 114 afectados, nos sitúa, en la época de la colza ¿la recuerdan?, España y sus políticos, permanecen en el limbo, mientras Canarias arde por los cuatro costados, asfixiada por el calor y por la incompetencia de quienes la han gobernado hasta hace poco y no quisieron hacer caso a sus bomberos, que anunciaron la catástrofe durante varios años porque nadie limpiaba los montes, ni tampoco les dotaba de medios para afrontar un incendio de grandes dimensiones como el que acaba de dejarnos a los peninsulares asombrados por la magnitud de la tragedia.


Pedro Sánchez sigue en Doñana y su inacción pude costarle muy cara en Noviembre, ya que hacia allí vamos con la ayuda de socialistas, podemitas e independentistas que han apostado por las urnas irresponsables. Por si fuera poco grato el panorama, en Europa ya se reconoce la recesión, y en Inglaterra, que camina a paso veloz hacia el Brexit duro, se espera poder apretar la garganta a Bruselas a costa de la frontera irlandesa y su propia autodestrucción económica. Todo vale y Boris Jonhson paga el envite.


Nada es bueno en esta carrera hacia el despropósito, incluso la solución que el Gobierno ha encontrado para el Open Arms. Una salida absurda y tardía que se va a engullir judicialmente a la propia ONG además de al Gobierno Conte que acaba de dimitir acusando al Ministro Salvini de irresponsable. Con semejantes adornos escénicos, nadie tiene ya duda de que esta historia dará un guión fácil al insaciable Tarantino que nunca repara en escenas sangrientas cuando se trata en filmar tragedias insuperables.


Llega Septiembre y Catalunya espera su Diada con grandes manifestaciones y dos importantes congresos de los dos partidos que malgobiernan la patria del gran Tarradellas. Nada nuevo que no sepamos y temamos al mismo tiempo. Solo falta que Torra el inútil busque el conflicto final y con él, enfrentar socialmente a sus conciudadanos. 


Dice ahora este incompetente político,que no está acuerdo con Junqueras, quizás porque sabe que el líder de Esquerra, en la cárcel, no dispone de la fuerza de un Puigdemont en Bruselas que sigue a la suya que no es otra, que su señora cobre un salario millonario por no hacer nada, pero también y sobre todo que un grupo de pardillos pague los costes de su corte de los milagros que aparente una República en el exilio. Si eso deja de pasar,tengan por seguro que se acabó la calma tensa, pero calma al fin y al cabo, y que se dará el pistoletazo de salida a la insumisión civil y y con ella al duelo con el Estado que, esta vez, acabará aún peor que lo que nos va a decir la sentencia del Procés que ya tiene lista el Supremo y el Juez Marchena, precisamente para ese mes de infortunios y desvaríos.


Bienvenidos pues, al mundo real, las largas vacaciones del 2019  han terminado y nos espera una buena dosis de pragmatismo, por no decir, algo peor.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial