La dualidad de Viladecans, ¿una campaña de marketing?

|

Viladecans, la ciudad/pueblo, es un ejemplo clarísimo de los dos conceptos que el ayuntamiento, en un alarde de imaginación --un genio el que diseñó el eslogan--, lanzó en una campaña para invertir en la creatividad de una realidad aplastante.


Viladecans como ciudad es tan innovadora que está siendo premiada por media Europa, por su modernidad, nueva tecnologías, talentos y un largo etc. Es el orgullo del consistorio, de eso presumen. ¿Es para tanto?


AyuntamientodeViladecans


La Viladecans pueblo también existe, como Teruel. Solo hay que darse un paseo por las calles para comprobar que la accesibilidad de las mismas es total. Mientras el alcalde se enorgullece de tener cableado todo el municipio, los póster en Albarrosa son la seña de identidad del barrio, del pueblo. Vamos, que es una reliquia que no hay que perder. Pero no nos engañemos, también en otras calles el adorno de pósters está ahí para recordar a los vecinos que es un pueblo. ¿Por qué está claveada la ciudad y no se han soterrado las líneas telefónica y la eléctrica? Está clarísimo, para no perder la calidad pueblo que es tan importante. Pero cuidado, Anselmo, concejal ahora responsable de vía pública --entre otros cargos--, porque la mayoría de los pósters de madera o están torcidos o tienen carcoma, o las dos cosas a la vez. ¿Alguien tomará medidas? Lo que puede suceder es que un día se caiga uno sobre un viandante con las consecuencias que todos suponemos.


También es un pueblo, porque sigue sin tener cine. No lo necesita. Los ciudadanos pueden tumbarse en los bancos rojos de 6.000 euros, que están hechos un asco, mirar al cielo, con permiso de la contaminación lumínica, e imaginarse la cantidad de estrellas que pueden verse desde esa posición. Además sale gratis.


Es un pueblo porque desde hace ya bastante tiempo el alumbrado público, ese que ayuda a proteger a los ciudadanos falla más que una escopeta de feria y se sigue con las misma compañía de mantenimiento que debe pensar que los cortes va bien para otras cosas que no son precisamente para las que están contratadas.


Este verano está siendo especialmente duro para los vecinos: calles sin luz, una noche si y otra también, debe ser para no perder el hábito.


Una ciudad/pueblo con todos los alicientes que supone la dualidad o, mejor dicho, la incongruencia de quienes quieren seguir gobernando a base de campañas publicitarias para vender un producto que es un fraude. ¿O no?

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial