Un nuevo parque infantil en Viladecans abierto con elementos oxidados

|

Los riesgos de querer inaugurar alrededor de las elecciones municipales tiene sus riesgos: el votante puede intuir que lo haces para ganar su apoyo, las cosas se hacen deprisa corriendo y mal, puede no llegarse a tiempo... Algo así parece haber sucedido con el nuevo parque infantil ubicado en la zona Vilamarina de Viladecans, abierto el público, finalmente, pasado el 26 de mayo.


Varios de los usuarios que se han acercado a disfrutar del parque con sus hijos y/o familiares han podido observar como algunos de los elementos de juego sufrían ya algunos desperfectos. Uno de los más curiosos es que ya hay estructuras de hierro que aparecen oxidadas y no hace ni un mes desde su estreno. 



Otros se han dado cuenta que algunos clavos están medio sueltos y se han visto obligados a tener que fijarlos ellos mismos para evitar que se soltaran más y que algún menor sufriera algún accidente. Sobre los posibles accidentes que puede provocar la tirolina, a veces, son cosas que pasan (aunque no po ello deja de preocupar).


Por su parte el ayuntamiento ha respondido a este diario una vez conocidas las críticas alegando que los tornillos que se ven en la imagen están en "elementos que no tienen nada que ver con la seguridad sino que son puramente ornamentales" y que el óxido es fruto de un mal cálculo en la previsión: "hubo un problema con la pintura. Se quedaron cortos". Aún así, al menos la parte del óxido, dicen que se va a solucionar.


Lo curioso es que el ayuntamiento puso todo su empeño en que este parque fuera abierto antes de los comicios del 26 de mayo, e incluso se vio a gente trabajando el mismo 1 de mayo, festivo, para acabar de arreglar todo y que pudieran llegar a tenerlo para esas fechas. No sucedió, el parque se abrió al público cinco días después de que los votantes acudieran a las urnas.


No son los primeras instalaciones que se abren al público en Viladecans y luego acaban apareciendo dejadas o abandonadas, desde apuestas como el Casino de Viladecans que ahora es un edificio fantasma, a los bancos rojos del Pla dels Màrtirs del Setge de 1714 que deslucieron debido a la suciedad de la plaza o la misma piscina del Atrium que se quedó pequeña en el primer fin de semana de alta afluencia de público.


El nuevo parque infantil, por ahora, mantiene la limpieza, aún así, no se han cuidado los detalles y los fallos se han producido y seguramente se resolverán, pero muchos vecinos han recordado al consistorio que prefieren que unas instalaciones bien hechas a que se hagan de manera rápida. 

El Casino de Alba-rosa de Viladecans, de centro okupa a centro de botellón
La costosa y pequeña piscina de Podium Viladecans deja fuera a sus ciudadanos

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial