Dos guardias civiles aseguran que 10 agentes resultaron heridos en Sant Esteve durante el 1-O

|

Dos agentes de la Guardia Civil han corroborado este 4 de abril el episodio que narró el exdelegado del Gobierno en Catalunya Enric Millo acerca de que los manifestantes que se agolparon en un centro de votación el 1 de octubre de 2017 utilizaron la "trampa del Fairy" para hacer que los agentes resbalaran y cayeran al suelo para poder agredirles.


Según ha explicado uno de los agentes a preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, frente al colegio electoral de la localidad de Sant Esteve Sesrovires se resbaló porque "presuntamente habían echado lavavajillas en el suelo" de la calle.


Al caer de espaldas, una persona se acercó por detrás y le propinó una "fuerte" patada en la cabeza, que llevaba protegida por un casco. "Patiné y caí como un saco", ha afirmado cuando le ha repreguntado una de las defensas.


Juicio del proces tribunal supremo marchena


Como consecuencia de esta agresión, el guardia civil se quedó aturdido unos segundos, aunque pudo continuar en el operativo. Después se percató de que tenía dos contusiones en la nuca, por lo que acudió a un hospital en Sant Cugat del Vallés (Barcelona), donde le hicieron una resonancia.

Marina Roig, abogada del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha preguntado al testigo si estaba el suelo mojado por la lluvia, a lo que él ha respondido que "ese día no llovió".


Un teniente de la Benemérita que también participó en esta intervención pudo presenciar los hechos y se ha mostrado de acuerdo en que "habrían echado jabón o algún líquido" en el suelo. Dos guardias echaron a correr detrás del responsable de la patada a su compañero y cuando forcejeaban con él llegó otra persona que también propinó otra patada a uno de los agentes. Los dos agresores fueron detenidos posteriormente.


En la intervención en ese colegio de Sant Esteve Sesrovires resultaron heridos diez guardias civiles, según ha relatado el teniente, que ha mencionado otro episodio cuando los efectivos salían del colegio con el material electoral requisado: un motorista intentó embestir con su vehículo a varios compañeros y cuatro o cinco trataron de reducirle, aunque les costó porque "era muy agresivo".


En ese enfrentamiento, el motorista, que ya había dado "bastante guerra" durante la primera parte del operativo policial, trató de arrebatar el arma a uno de los agentes. Como los dos anteriores agresores, también resultó detenido.

La Fiscalía se querella contra el alcade de Collbató y el ex alcalde de Molins
Un Guardia Civil denuncia haber recibido amenazas durante el 1-O en Sant Andreu de la Barca

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial