​Gripe y resfriado no son lo mismo

Genís Carrasco
Genís Carrasco
Médico y escritor

Según el informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III correspondiente a la semana del 7 al 13 de enero, la gripe afecta a 109,4 personas por cada 100.000 habitantes lo que indica que ya se ha alcanzado el umbral para considerar que estamos en fase epidémica. Nueve comunidades sufren esta epidemia: Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León, Catalunya, Madrid, Navarra y País Vasco, aunque la tendencia es al alza en todo el resto de España.


Como cada año, nos esperan unas semanas de colapso de los servicios de urgencias hospitalarias y colas en las consultas de los médicos de atención primaria. Pero todos podemos y debemos contribuir a apaciguar este aumento de la demanda asistencial aprendiendo a diferenciar la gripe de otros virasis como los resfriados que inevitablemente acompañan a esta epidemia.


DIFERENTES VIRUS


La gripe no es un resfriado «malo» sino que está causada por un virus diferente: el virus influenza del que existen tres subtipos: A, B y C. Todas las pandemias conocidas han sido causadas por virus gripales de tipo A, según la organización Mundial de la Salud (OMS). Las vacunas contra la gripe estacional incluyen cepas de los virus A y B. Los virus de tipo C, en cambio, se detectan con mucha menos frecuencia y suelen causar infecciones leves por lo que su impacto en la salud pública es menos importante. Típicamente los virus influenza A y B producen fiebre alta y un estado de fatiga y dolores musculares que obliga a mantener reposo en cama de 3 a 5 días.


El «resfriado común» también es una enfermedad vírica pero puede estar causada por más de 200 virus diferentes, principalmente rinovirus y coronavirus. 


Afecta de forma más leve a la parte superior del aparato respiratorio y también es muy contagiosa. Pero contrariamente a la gripe, producen secreción nasal y estornudos con febrícula o ausencia de fiebre que no suelen impedir una vida normal. No existe vacuna para el resfriado.


Gripe


SI APARECE DE FORMA GRADUAL Y SIN FIEBRE NO ES GRIPE


El resfriado suele aparecer de manera progresiva. Esta es una diferencia importante ya que la gripe aparece de golpe. El resfriado comienza con picor en la garganta seguido de estornudos y secreción nasal. Suele durar entre tres y diez días y los síntomas desaparecen espontáneamente.


La gripe comparte algunos síntomas con el resfriado pero aparecen de forma repentina y tienen mayor intensidad: fiebre alta (entre 38 y 41º C), temblores, escalofríos, tos seca y dolores musculares y en las articulaciones que impiden realizar cualquier actividad. La mayoría de síntomas suelen desaparecer en una semana, a excepción de la tos y el cansancio que pueden extenderse una o dos semanas después de que la enfermedad ha desaparecido.


ALGUNAS SIMILITUDES ENTRE GRIPE Y RESFRIADO


Eso sí, ambos tipos de virus se contagian de la misma manera, a través de los millones de diminutas gotitas que una persona infectada deja caer cuando habla, ríe, tose o estornuda. Estas gotitas se dispersan hasta un metro de distancia y pueden quedar suspendidas en el aire antes de caer sobre una superficie, donde el virus puede sobrevivir hasta 24 horas. Cualquiera puede contagiarse de gripe o resfriado al tocar un objeto infectado y luego llevarse las manos a los ojos o la nariz, permitiendo la entrada del virus en su organismo.


NO Y NO


Tanto la gripe como los resfriados son enfermedades producidas por virus y, por tanto, no responden a los antibióticos, medicamentos indicados únicamente para infecciones bacterianas. Éstos sólo están indicados cuando su médico crea que usted sufre una sobreinfección bacteriana como complicación de la debilidad posterior a haber sufrido una gripe.


No le pida a su médico que le recete antibióticos por una gripe o un resfriado. No servirán de nada y harán que su flora bacteriana pueda desarrollar resistencias que harán mucho más complicado el tratamiento en caso de sobreinfección bacteriana.


No se automedique nunca y en ningún caso con antibióticos por las mismas razones. Coma lo necesario y beba muchos líquidos para evitar la deshidratación. Utilice juiciosamente medicamentos de venta libre para tratar los síntomas como el paracetamol o el ibuprofeno (si no tiene otras enfermedades como úlcera gástrica o problemas hepáticos o renales) y consulte a su médico si los síntomas no mejoran en 3 o 4 días o si aparece cualquier síntoma de alarma como ahogo, dolor en el pecho o expectoración de moco purulento.


NUESTRAS ABUELAS POR UNA VEZ SE EQUIVOCABAN


El frío no es el causante directo ni de la gripe ni del resfriado como nos decían nuestras abuelas: son los virus. Es cierto que en época de frío las mucosas respiratorias producen menos defensas contra los virus y es más fácil contagiarse. Además cuando hace frío tendemos a estar en lugares cerrados y en contacto más directo con otras personas lo que facilita el contagio.


Por eso las mejores medidas preventivas son mantener un metro de distancia de las personas que tosen o estornudan y aconsejarles que se cubran la boca con el antebrazo o con pañuelos desechables para minimizar la propagación del virus. Además, hay que lavarse las manos regularmente con agua y jabón y desinfectar las piezas de vajilla de las personas enfermas y las superficies de uso común como el teléfono y las manijas de las puertas que pueden facilitar el contagio.


Como todo en la vida hay que abordar los próximos días con cordura dando la razón a lo que dice el refrán: «la gripe dura siete días con tratamiento y una semana sin él».



Gripe y resfriado no son lo mismo se ha publicado inicialmente en catalunyapress.es

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial