La deuda de Esparreguera representa el 7% de sus presupuestos

|

Ayuntamiento esparreguera


"El ayuntamiento de Esparreguera disfruta de una buena salud económica según los datos que se desprenden del cierre del ejercicio de 2017 presentado". Al menos eso dicen ellos, porque el porcentaje de endeudamiento se sitúa alrededor del 7% del presupuesto, que aún así consideran que "está en nivel de mínimos", mientras que el remanente de tesorería es de 15.173.010 euros, una cifra de la cual se han restado ya las deudas de dudoso pago y el exceso de financiación afectada. El ayuntamiento espera que las inversiones que se están llevando a cabo actualmente amenoren esta cifra de remanente.


El regidor de Hacienda, Rogeli de Cruz, ha dicho que "la salud del ayuntamiento desde el punto de vista económico, financiero y patrimonial es buena, siendo prudente, en el sentido que tenemos un nivel de endeudamiento bajísimo y que el remanente de tesorería se incrementa, todo y las inversiones de un volumen importante que estamos llevando a cabo".


Otro dato económico interesante publicado por el ayuntamiento es la ejecución del presupuesto de 2017, que ha sido del 77,92% en el caso de los ingresos, incluyendo las corrientes y los de capital. Destacan datos como el 196,6% de ejecución en materia de impuestos indirectos o el 117,6% en el caso de los directos.


En cuanto a los gastos, la ejecución del presupuesto ha sido del 66,65%, considerando tanto los gastos corrientes como las de capital. Destaca el 87,9% de ejecución del capítulo de personal o el 77,03% del de corderos y servicios. El regidor de Hacienda, Rogeli de Cruz, ha considerado que "no se trata de porcentajes de ejecución bajos, a pesar de que en el capítulo de inversiones se registre sólo un 18%. Pero se tiene que considerar que estamos en proceso de ejecutar inversiones por valor de 8.724.060 euros".

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial