Quim Torra y Raffaella Carrà, caliente caliente

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

CONFERENCIA TORRA 0409


Este verano que está a punto de terminar ha venido realmente calentito con temperaturas que han superado los 35 grados. La mayoría de las personas están deseando que se vaya bien lejos. Los deseos no siempre se cumplen. El presidente Torra y más de un conseller ya han anunciado que se presenta un otoño caliente. Cada uno puede interpretarlo como quiera, la imaginación no tiene límites, dicen los entendidos.


En la rueda de prensa posterior a la reunión del gobierno de la Generalitat, la portavoz del ejecutivo Elsa Artadi, aclaraba a los periodistas lo que quería decir el presidente cuando anunciaba con cierto misterio que se prevé un otoño caliente. Tal afirmación ha generado curiosidad y preocupación en la ciudadanía. Hay que decirle a Torra que cuando hable de un tema tan importante, debe hacerlo con fundamento, como dice el cocinero vasco Arguiñano, el que adorna con perejil sus platos.


Artadi ha descubierto el misterio que tenía a todos acongojados. Se refiere, dice la portavoz, que se van a celebrar toda una serie de actos: manifestaciones, concentraciones y otros actos "lúdicos" como la fecha en la que se celebró el referéndum. El cerco "pacífico" a la Conselleria de Economía, donde tuvieron retenidos a funcionarios judiciales y donde los dos Jordi, Cuixart y Sànchez, pacíficamente, megáfono en mano, subidos en un coche hablando con los ciudadanos. Acto pacífico que les ha supuesto a los dos prisión preventiva. También conmemorarán el registro a distintos departamentos y la detención de altos cargos. La entrada en prisión y la huida de los exconseller. Todas estas acciones se llevaran a cabo por entidades "ciudadanas", y serán acciones descentralizadas. 


No es un otoño caliente de desafío y provocación al Estado, la justicia y al amigo Sánchez, presidente del gobierno de España que ha abierto las puertas y el jardín de la Moncloa a Torra. Diálogo, diálogo, política y más política, dicen desde Madrid y Barcelona. ¿Diálogo caliente en otoño? Será eso.


Mientras llega el otoño, que está a la vuelta de la esquina, esperemos que sea así. El final de verano está siendo realmente calentito. Este fin de semana una manifestación autorizada, en defensa del Español en las escuelas, se daba de bruces con otra de signo contrario, y se dijeron de todo menos guapos. Los manifestantes autorizados no pudieron acceder a la Plaza de Sant Jaume donde tenía previsto finalizar la marcha con la lectura de un manifiesto. No fue posible porque no los dejaron entrar. Recomendación de Mossos para evitar males mayores. Calentitos estaban todos. No llegaron a las manos, pero casi.


En Sant Cugat, otro incidente entre grupos opuestos, con palabras calentitas y piropos a doquier. Todo muy calentito, solo enfriado por refrescos y cervezas.


Si hasta ahora lo caliente es lo que prevalece, no resulta gratificante que el que tiene que proporcionar un ventilador para refrescar el ambiente y calmar los estragos, avise con tiempo de que el otoño también será caliente.


Igual habría que ponerle la canción de Raffaella Carrà a Torra para ver si cambia el otoño caliente por este


caliente,caliente eo,caliente,caliente oa,

caliente,caliente eo,caliente,caliente oa.


Hace tiempo que mi cuerpo anda loco anda suelto

y no lo puedo frenar(aaaa) y no lo puedes frenar

Por las noches me despierto abrazada a la almohada

y con deseos de amar(aaaa) y con deseos de amar.


Será que ya es primavera (caliente caliente) no se

Será que ya no me besas (caliente caliente) no se

Será que tienes a otra que tus fuerzas agotan

y llegas harto de amar.



Artículo original publicado en catalunyapress.es

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial