Quim Torra la lía y Morenés le llama mentiroso

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital


9Pedro Morenes, Ministro de Defensa


La verdad es que, la tolerancia, la libertad, los relatos manipulados y el victimismo son conceptos propios de un sector de políticos que se creen que solo ellos tienen la facultad divina de poseerlos en exclusiva, por obra y gracia del poder "divino", gracias a los señores de sotana negra. Cuando otros osan utilizarlos, han cometido un pecado y son tachados de todo, menos de demócratas.


Que el presidente Quim Torra, se vaya a Nueva York, en un viaje de unos cuantos días, con un "séquito" abundante , entre ellos los medios amigos, con un coste elevado, cuando el presidente aún no ha sido capaz de pasarse por los hospitales, centros de salud, residencias de abuelos y un larguísimo etcétera para ver de cerca y hablar con los profesionales que están muy quemados por los recortes, me parece que demuestra que lo más importante no son las personas para el presidente bis, sino su prioridad es seguir con el mantra de expandir la confrontación y el relato "propio" de los independentistas y su República imaginaria.


En el acto de apertura del Smithsonian Folklife Festival en Washington, participaron en los discursos el presidente Quim Torra y el embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés. Empezó el discurso, el presidente catalán, que aprovechó la ocasión -como se esperaba- para explicar la lucha de su gobierno contra "el estado de excepción y denunció las injusticias que vive la población catalana" y habló de los presos políticos, y los exiliados forzados. Cómo se puede comprobar, Torra solo habla de las injusticias que vive la población, pero  ¿qué población? ¿Los suyos? Del resto, los que no piensan como él, deben estar bailando salsa.


Pero, la cosa no terminó ahí, sino que aprovecho la ocasión para reafirmarse en lo que ya ha dicho en varias ocasiones que el derecho de autodeterminación es "irrenunciable" y habló de falta de libertad y persecuciones. Todo eso a la espera de la reunión con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. Al término de su discurso, esperaba que el embajador de España, le diera las gracias, le besará los pies y de paso le ofreciera el trasero, para darle una democrática patada y enviarlo a la casa de Trump. En cambio Morenés, le llamó mentiroso y le dijo unas cuantas lindezas que respondía a la altura del discurso del bis. La reacción no se hizo esperar y la delegación catalana, dejó plantado al representante español, montaron el numerito y se fueron a tomar el aire fresco de la ciudad y pedir la dimisión inmediata de Morenés por llamarle mentiroso al presidente bis.


La ofensa fue la excusa para montar el numerito ¿esperaba que el embajador se quedara mudo? La diferencia, es que uno aguantó con su presencia todas las "denuncias", y le rebatió sus acusaciones, pero la delegación catalana se sintió ofendida. ¿Esto es de demócratas?


El ministro de Asuntos Exteriores, de viaje a Marruecos, ha manifestado que ningún embajador de España puede permanecer impasible ante los ataques que Torra dirigió a España y a sus sistema político. Para Borrell, Morenés "en ningún caso descalificó a nadie", sinó que "simplemente explicó la realidad del sistema político y judicial español".


Los acólitos del govern, los bien pagados, encabezados por la responsable del comunicación del presidente, Anna Figueras, la activista en TV3,-ya ha sido recompensada su dedicación a la causa con su nuevo cargo – han utilizado las redes sociales para difundir los atropellos del gobierno. Faltaría más, para eso cobran, y bien.


La política de confrontación, la política de utilizar los medios de comunicación y las redes sociales para calentar al prójimo, es rentable a corto plazo, pero aparte del enfrentamiento que suscita, se suele caer en la misma trampa que se utiliza. La transparencia, el juego limpio y decir la verdad, debería ser de obligado cumplimiento para todos los que se dedican a la política, y sobre todo a los que gobierna. Son tiempos de cambio reales, no de márqueting.


Artículo original publicado en catalunyapress.es.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial