La cara y la cruz del PP en un martes negro

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital


Rajoy pp


Dice el refrán popular que “en martes, ni te cases ni te embarques”.  Mariano Rajoy,  presidente del PP hasta la celebración del próximo congreso, dejará todos sus cargos y la política activa, y ha elegido este martes para embarcarse en la última travesía política para jubilarse como capitán y dejar paso a una nueva tripulación que lleve el buque a una nueva singladura.


Rajoy que se equivocó al no presentar su dimisión antes del debate de la moción de censura del PSOE -y que ha llevado a Pedro Sánchez a la presidencia del gobierno- , no ha querido cometer el mismo error de su predecesor y vivir en primera persona las luchas internas entre los aspirantes a sucederle tanto en la presidencia del PP como en la carrera hacía la Moncloa ,en las próximas elecciones generales. El desgaste político vivido durante estos años le ha pasado una factura muy alta, tanto a nivel político, como personal.


Para Mariano Rajoy no ha sido una decisión fácil la que ha tomado. Solo los más íntimos han conocido su decisión pocas horas antes de hacerla pública. Al hombre tranquilo que siempre ha dejado pasar la oportunidad de tomar decisiones cuando tocaban: tachado de inmovilista, miedoso y de no afrontar los temas, sobretodo en la cuestión de Catalunya ,se ha adelantado a un sector de su partido que cuestionaba su capacidad de liderazgo. Al hombre tranquilo no le estaba gustando nada de lo que estaba viviendo, y por una vez, se ha adelantado a algo que ya se veía venir.


Los casos de corrupción -son unos cuantos- han dejado muy tocado al PP y al propio Rajoy. Lo que hace que una nueva generación tome el timón del barco, sino quiere que termine hundiéndose. Por eso su decisión de marcharse ha sido una buena salida para todos, aunque se tienen que ir, unos cuantos más.


La despedida de Rajoy ha sido muy elegante, caballerosa y humana.No lo ha hecho mal, aunque el hombre ha pasado un mal rato cuando trataba de contener las lagrimas que se le escaban. Por la tarde,  José María Aznar, ha protagonizado la cruz del PP, con sus inoportunas palabras que han indignado a más de un “compañero”. “No me siento representado por nadie”, ha llegado a decir. 


Aznar le echa en cara Rajoy que "en Catalunya siguen sufriendo un golpe de Estado, una rebelión y una secesión que no ha sido desmantelada". A su entender, "el golpe sigue" y en Catalunya "hay un Gobierno golpista y un movimiento independentista que no ha sido desarticulado".


No voy a reproducir todas las afirmaciones de Aznar, pero no solo ha sido inoportuno en el día elegido para hacer las manifestaciones, sino que también ha conseguido poner de los nervios a sus hasta ahora “compañeros de partido". Resumiendo ha tirado ya a la basura su carnet de militante.


Aznar no le ha perdonado nunca a Rajoy que no fuera su "chico dócil", pese a verlo propuesto él para ocupar su lugar.



Artículo publicado en catalunyapress.es

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial