El ayuntamiento de Viladecans vende más patrimonio

|

Super Carles Ruiz


El alcalde de Viladecans, Carlos Ruiz, su equipo de gobierno y los partidos a los que representan deben tener mucho cuidado con las decisiones que toman y que afectan a la ciudadanía. El patrimonio público de un municipio, no es del equipo del gobierno, sino de su ciudadanía. Por ello hay que tener mucha prudencia en las decisiones que se toman sobre él.


En Viladecans, es costumbre deshacerse del patrimonio público: solares, edificios, permutas etc. Es una descapitalización en toda regla, muy difícil de justificar. ¿Por qué se está vendiendo el patrimonio de la ciudad? ¿En qué beneficia a la ciudadanía? ¿Por qué sigue la fiebre del tocho?


El gobierno de Carlos Ruiz, que apoya ICV-EUiA, se ha deshecho de muchas propiedades que no son suyas, sino de la ciudad. La última gran "jugada", es la puesta en venta de los terrenos del antiguo polideportivo centro, el de toda la vida. Un lugar histórico que se pierde también. ¿A qué se va a destinar? No lo duden a construir más pisos, como siempre.


Cuando el equipo de gobierno -¿o Vimed?- tomó la decisión de venderlo, la excusa fue que lo hacían para pagar el complejo deportivo de Podium Joan Masgrau, más conocido como el complejo Florentino, el rey de Viladecans, antes fue Proinosa. Pero resulta que el ayuntamiento ya ha pagado el coste del mismo, para quitarse comisiones -por cierto excesivamente elevadas-. Si encima el ayuntamiento tiene superávit, no se justifica su venta.


El equipo de gobierno debe administrar mejor el patrimonio y dejarlo para el uso y disfrute de la ciudadanía, los auténticos beneficiarios y no las empresas privadas que van ha hacer el gran negocio. No se puede vender lo que no es de uno y utilizar la oficina de "colocación" que es la empresa Municipal Viladecans Mediterránea para que gestionarlo, sin conocer el ciudadano de a pie que es lo que se hace con el dinero obtenido . Si estas operaciones las llevara a cabo un gobierno de derechas, se le tacharía de todo, pero si lo hace un gobierno que se dice de izquierdas, se da la callada por respuesta y se mira para otro lado como si esto no fuera lo más normal de mundo.


El concejal diplomático, Pere Gutiérrez, el "defensor" del edificio de la vergüenza como lo han calificado los propios vecinos de la zona, le gusta hablar de los familiares de algunos. Se olvida que en el ayuntamiento, lo que prima es meter a los familiares de políticos, cargos de confianza y militantes socialistas. Ya dimos algunos nombres, daremos más. ¿Cómo se llama  , Sr Gutiérrez,  dar trabajos a las empresas de familiares de concejales?


Por cierto Gutierrez, cuando se construye un edificio horroroso, quien tiene la culpa no es el empresario, si no el ayuntamiento que es el que da las licencias y lo consiente. ¿Por qué?


Dicen que la mejor defensa es un ataque, eso es lo que hace Pere Gutiérrez que le dijo a una vecina que si no le gustaba el Plan Urbanístico de su barrio  que afectaba a su vivienda, que vendiera su casa. Gutiérrez es todo un ejemplo de prepotencia, educación y servicio a la ciudadanía.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial