La Mohn, el ayuntamiento de Viladecans y la mesa pastelera

|

Autobus


Las mesas de negociación tienen varias funciones, algunas de ellas es la de hacer posible un "pasteleo". Para algunos esta función es la mejor de todas. Además se trata de esquivar a otro tipo de mesas que se forman para llegar, mayoritariamente ,a unos determinados acuerdos, o pactos. Pero de lo que se trata es de que alguién se cuelgue las medallas.


El conflicto de los radares y los conductores de los autobuses Mohn de Viladecans, más conocidos como los amarillos -ya informamos en su día de este problema- llevó el tema al mismísimo pleno municipal. Los conductores protestaron porque la serie de multas que les impusieron por "supuestamente" saltarse la velocidad permitida según reflejaba el radar de la zona afectada. El pleno decidió, por unanimidad, la creación de una "mesa de diálogo" donde estaban representandos el comité de empresa, el gobierno municipal y los partidos de la oposición. Hasta ahí, todo muy bien, democrático y transparente. Pero van pasando los días y  la mesa imaginaria sigue si reunirse, no se sabe nada: ni transparencia, ni información, ni nada de nada, ni siquiera el sindicato que lleva la voz cantante, CCOO habla ¿por qué?.


¿Qué ha sucedido con la mesa de todos? Cómo en las tiendas de muebles, está ahí, pero solo como modelo. La mesa no se mueve sola, sino hay alguién que decide hacerlo. Pero según ha sabido la Colla del Mamut, sí que hay negociaciones, pero en otra mesa y con otros interlocutores: Comité/sindicato y ayuntamiento. El resto de los componentes de la mesa constituida en pleno ha pasado a mejor vida. Se ha constituido la mesa del pasteleo, lo han hecho con nocturnidad, alevosía y sin luz ni taquígrafos. Lo gracioso del tema, si se le puede llamar así ,es que las dos partes se hayan saltado la decisión del pleno que es soberano -debería serlo- y que los representantes sindicales, por aquello de que le quiten las multas, se hayan prestado al juego del gobierno municipal, el que habla de transparencia y libertad de expresión.


Mientras esto sucede, ¿qué están haciendo los partidos de la oposición? Miran para la montaña de Sant Ramón a ver si les viene la inspiración, ¿o algunos de ellos están metidos en esa mesa pastelera y disimulan?


Los autobuses Mohn, no son los reyes del mambo y sus conductores tampoco, hablen, callen, amenacen o se vistan de lagarterana. Hay gente que tiene memoria, quizás de los golpes que se han dado en la cabeza por los frenazos de más de un conductor que se salta la velocidad que tiene marcada.


Las propuestas están para cumplirlas, las mesas para reunirse todos, no los que solo quieren pastelear.Los pasteles, en la pastelería que hay que darles negocio

Revisar el radar sí, el exceso de velocidad de los autobuses MOHN también

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial