Castelldefels reclama viviendas públicas al 'banco malo', propietario de un edificio de la localidad

|

AyuntamientoCastelldefels


Desde el principio del actual mandato, el ayuntamiento de Castelldefels lleva intentando negociar con la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria y conocida como el 'banco malo') la adquisición de un inmueble de Santiago Rusiñol con el fin de destinarlo a vivienda social para así atender las necesidades de las familias de Castelldefels que se encuentran en una situación de emergencia habitacional.


Ahora, el consistorio, tal y como aprobó el Pleno municipal del pasado mes de febrero, insta a la Sareb "a que ponga a disposición del ayuntamiento de Castelldefels las viviendas vacías que tenga bajo su responsabilidad en el municipio, concretamente el edificio de Santiago Rusiñol, para que pueda utilizarse como edificio de viviendas de titularidad pública".


El inmueble, ubicado en el número 39 de la mencionada calle, en realidad, es propiedad de un promotor local pero, ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos del crédito bancario, la titularidad de este crédito recayó en manos de la Sareb. El edificio, actualmente vacío e inhabitado, cuenta con 19 viviendas, 15 aparcamientos, dos trasteros y un local comercial, que la Sareb parece no dispuesta a vender.


El ayuntamiento, tras dos tasaciones, ha propuesto un precio de compra a la sociedad basado en un consulta externa y descontando los arreglos necesarios que se deberían acometer al encontrarse en un estado "inhabitable", según el ayuntamiento. El valor ofrecido por el consistorio se eleva hasta un poco más de tres millones de euros. Sin embargo, la Sareb no parece predispuesta a vender el inmueble al ente público y asegura disponer de un comprador privado cuya oferta mejoraría la propuesta municipal. 


"DINÁMICA ESPECULATIVA"


La concejal de Vivienda de Castelldefels, Ana Quesada (Movem), ha lamentado que "pese a tratarse de un ente público-privado, la Sareb sigue con la dinámica especulativa que llevó a su creación y antepone malvender su cartera inmobiliaria a ponerla a disposición de las administraciones públicas para que puedan atender la llamada emergencia habitacional".


Y es que la Sareb es una sociedad anónima de gestión de activos transferidos por las cuatro entidades rescatadas (BFA-Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco-Banco Gallego y Banco de Valencia), y por las entidades en proceso de reestructuración. Así, el banco malo participado en un 55% por capital privado y en un 45% por capital público, se creó en 2012 para absorber los activos tóxicos de bancos y cajas, es decir, de inmuebles y terrenos no deseados en aquel momento porque resultaban difícilmente comercializables o se habían desvalorizado.


Debido a esta poca voluntad de cooperar con el consistorio, la Taula d'Habitatge de Castelldefels, celebrada el pasado 5 de abril, acordó trasladar a la población y hacer público el estado de las negociaciones tras el infructuoso esfuerzo municipal.


Quesada, por su parte, teme además que, en caso de cerrarse la venta del edificio con un inversor privado, "el precio final sea menor al que nos aseguran, y por ello estaremos encima para velar por la total transparencia de la operación".


La concejal se basa en que "la Sareb lleva acumulados más de 60.000 millones de euros de déficit debido en gran parte a las importantes rebajas que hace a los fondos de inversión y no así a las administraciones públicas. Un déficit que además deberá compensarse, previsiblemente, con fondos públicos".

El AMB aboga por la gestión municipal de los pisos de la SAREB

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial