Tamara Carrasco, Tobaruela, los CDR y la utilización de Podemos

|

Cap


La que se ha liado en Viladecans con la detención de Tamara Carrasco, como miembro activo de los CDR. En la ciudad no se habla de otra cosa. Es la segunda vez en poco más de un año que la Guardia Civil se acerca, no de visita de placer, a esta ciudad del Baix sino a llevarse detenido a algunos de sus vecinos. La primera visita fue para registrar el Ayuntamiento por el Caso Inipro, llevándose con ellos, no solo documentos, sino al teniente de alcalde Joaquín Guerrero. La segunda para llevarse a Tamara Carrasco como una de las ideólogas de los CDR.


Como algunos medios de comunicación andan un poco despistados y a algunos políticos locales les van bien las confusiones, hay que dejar bien claritas algunas cosas. Tamara, es una mujer a la que le gusta la notoriedad y para conseguirlo hace lo que haga falta, como se ha podido comprobar. Lo hace pensando que sus acciones son como esos juegos "inocentes" que se realizan en algunos cumpleaños, y que los efectos del "juego inocente" solo van a ser unas cuantas carcajadas. Determinados actos, por mucho que los disfracen no van así y tienen consecuencias.


Tamara, empezó en Podemos Viladecans, de la mano de Eduardo Tobaruela que procedía de las filas de ICV donde no había conseguido sus objetivos políticos: ocupar un lugar destacado para conseguir su acta de regidor.


Tobaruela2


Por eso, cuando surgió Podemos en toda España, Tobaruela aprovechó la ocasión para con un grupo de conocidos suyos y su mujer, a los que luego se sumó Tamara, constituir Podemos Viladecans, como si fuera su finca particular. Y con la incorporación de otras personas a la formación política, empezaron los problemas, las diferencias y el miedo de este personaje a perder el control.


Las diferencias fueron creciendo en el seno del partido. Algunos de la guardia pretoriana del "jefe" y él mismo de forma "soterrada" empezaron a hacer de las suyas, sin importarles los métodos, utilizando el anonimato de las redes sociales, eso sí con identidades distintas. Tobaruela se incorporó a un partido local junto a sus adeptos entre los que se encontraba Tamara y la mujer del "líder" la marca fue bautizada con el nombre de "Guanyem Viladecans CAP" que nada tiene que ver ni con Podemos ni con los comunes de Ada Colau y concurrió a las elecciones municipales del 2015. Miembros de la otra facción de Podemos, que siguió trabajando en el municipo, consiguió que su  círculo fuera reconocido oficialmente como el único de Podemos en Viladecans, también concurrió a las municipales con el nombre de "Viladecans sí se Puede".


Tobaruela siguió haciendo la puñeta a sus antiguos "compañeros"  y al final obtuvo una resolución de expulsión del Comité de Garantías catalán de Podemos, aunque nunca se ha dado por aludido, pero la verdad es esa. Tamara Carrasco, al no conseguir entrar de regidora, solo salió el elegido Tobaruela, se fue alejando políticamente de la formación de Guanyem Viladecans Cap y acabó en la CUP, donde tampoco encajó demasiado. Finalmente dicen en el pueblo que ha optado por tontear con el PDeCAT y tener una actividad protagonista en el CDR local, donde se ha sentido valorada, ¿utilizada?. Yo diría mejor utilizada, por aquellos que dirigen en la sombra el tinglado y aparentemente ceden las iniciativas a personas, como Tamara, que ahora sí ha sido protagonista y lo seguirá siendo durante una larga temporada. Esta es la historia de Tamara, Tobaruela y compañía.


En esta ocasión este espacio de la Colla del Mamut, lo firma uno de sus miembros, para que nadie, de manera cobarde achaque a otra persona, que nada tiene que ver con el tema. Y esto va por el concejal "corta y pega" y algunos más, que ya saben de lo que va.


Por cierto, el Ayuntamiento de Viladecans, no pone publicidad en este medio, Vilapress, ni le da subvenciones y discrimina a este medio en esa materia.


Carmen P. Flores

Operación policial contra los CDRs en Esplugues y Viladecans

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial