Los pobres siempre salen perdiendo

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital


La brecha entre ricos y pobres alcanza un nuevo récord por la crisis, según la OCDE


El día a día, el trabajo, la familia, la inestabilidad política, el egoísmo llevan a las personas a no querer ver lo que está sucediendo en el mundo y del cual forman parte, guste o no, porque no se puede vivir en una burbuja.


En pocos días, una serie de acontecimientos -suceden todas las jornadas- han hecho que dejemos por unos momentos la política y hablemos de ellos, hechos que nos  debe hacer reflexionar. Los informativos de las televisiones, siempre a la hora de comer o cenar, ofrecen algunas imágenes terribles que no impiden que los comensales sigan ingiriendo alimentos con total normalidad. Las desdichas de la gente, desgraciadamente forman parte de una “película que echan por la tele”.


Valencia, imágenes de un coche muy viejo, cuya baca -portaequipajes- iba tan cargada que el automóvil estaba   inclinado hacia atrás. Dentro del mismo, dos adultos en la parte delantera. En la trasera, más bultos, trastos y un bebé en su sillita, que apenas se podía ver. Los ocupantes del vehículo, una pareja joven, cuyo patrimonio lo llevaban en ese destartalado coche que les servía también de vivienda. ¿Qué fue de ellos?. ¿Por qué nadie explicó el drama que estaban viviendo?. ¿Alguién se ocupó de ellos?. Eran una familia pobre, de esas miles que hay y su desgracia es ser pobre.


El Ayuntamiento de Barcelona, era noticia también porque quieren controlar los coches viejos que circulan por la ciudad, para multarlos y no dejarlos transitar. La contaminación es la culpable de la decisión. ¿Quienes son las personas que utilizan los coches viejos?, los que no tienen recursos para comprarse otro, es decir los pobres. ¿Ha pensado del gobierno de Colau cómo echarles una mano?. ¿ Esa es la solución, multarles?, porque la triste realidad de estas personas es que son pobres.


La ONG Oxfam Intermon está siendo protagonista, no por su labor social, sinó por una serie de escándalos de algunos de sus dirigentes y trabajadores.


Las ONG llevan muchos años trabajando para que muchas personas puedan salir de la pobreza por ellas mismas. Trabajan en más de 90 países, porque no hay que olvidar que 1 de cada 3 personas en el mundo es pobre.


Este “escándalo” ha provocado una escalada de fugas de donantes: más de 1.200 personas en España se han dado de baja, es decir, dejarán de contribuir económicamente y  personalidades que las  representaban, también han dejado Oxfam, con el coste que eso supone . ¿Quienes van a pagar las consecuencias de estos irresponsables?, los pobres que no han sido culpables , sino las victimas 


Gustavo Gutiérrez, teólogo peruano y uno de los principales representantes de la teología de la liberación, decía que: "La pobreza no es una fatalidad, la pobreza no es un destino, es una condición, no es una desgracia, es una injusticia".


La catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universitat de Valencia, Adela Cortina, ha defendido que "no puede haber sociedades democráticas que rechacen al pobre, hay que acabar con la aporofobia".


Con estos tres casos, lo que queda patente es que los pobres siempre salen perdiendo . ¿Hay alguién que piense en las personas cuyas necesidades básicas deben ser cubiertas?. ¿Qué hacemos cómo sociedad?, ¿mirar para otro lado como si el tema no fueran con nosotros?.


Decía Einstein: "La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa ".

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial